Casi un milagro: el caballo argentino American Tattoo se salvó de una inundación y ganó el clásico en Miami

American Tattoo llegó a Gulfstream Park tras el temporal del lunes pasado y obtuvo el clásico que cerró la jornada del sábado
American Tattoo llegó a Gulfstream Park tras el temporal del lunes pasado y obtuvo el clásico que cerró la jornada del sábado Crédito: @GulfstreamPark
Carlos Delfino
(0)
28 de diciembre de 2019  • 23:59

Que en los últimos tres días se hayan podido correr carreras con cierta normalidad en Gulfstream Park, al norte de Miami, fue milagroso tras las terribles imágenes de cómo estaba la villa hípica y parte del estacionamiento del hipódromo norteamericano la madrugada del lunes pasado, cuando un temporal sorprendió a todos y dejó la zona atípicamente inundada. Los cientos de caballos que allí permanecían se encontraron en unas horas con el agua hasta más allá de sus rodillas y los equipos de trabajo improvisando a oscuras para intentar alejarlos y salvar, además, comida y ropa.

La inundación del lunes

Allí pudo haber estado el argentino American Tattoo, que por entonces ya había sido anotado para la última prueba del sábado. No sólo fue llevado cuando ya quedaban las huellas de lo que pudo haber sido una gran tragedia, sino que finalmente ganó de punta a punta el H. Allen Jerkens Stakes.

Después de trasladarlo desde Nueva York a California a fines de octubre, cuando American Tattoo fue a competir en la jornada de la Breeders' Cup, Todd Pletcher, su entrenador, decidió alojarlo en un centro de entrenamientos en Palm Beach al volver a la costa Este, a la espera del nuevo desafío. Esa idea lo apartó del peligro que vendría. Y el ganador de la Polla de Potrillos de Palermo en 2018, alcanzó su tercer y más importante éxito desde que corre en Estados Unidos, todos ellos con la estrella boricua José Ortiz en sus riendas. Y se gritó hasta en Arteaga, Santa Fe, porque el stud Juan Antonio, su segundo dueño en la Argentina, sigue formando parte de la sociedad que encabeza la cabaña norteamericana Calumet.

El triunfo de American Tattoo

Todo, desde ya, no podía ser completamente normal con ese panorama. Inicialmente, el cotejo en el que había sido inscripto era en la pista de césped y sobre 3200 metros. Por seguridad, las autoridades alteraron las condiciones y decidieron que se desarrolle en 2000 metros de arena, con lo que pasó casi de una maratón a una prueba de medio fondo. Y en otro piso, algo por lo que cuatro de sus nueve rivales fueron retirados. Para American Tattoo, que apenas en su última salida había corrido más allá de los 1800m y se juega adelante desde el comienzo, fue casi una bendición.

El regreso exitoso de American Tattoo, tras ganar en Gulfstream Park, donde no había corrido antes
El regreso exitoso de American Tattoo, tras ganar en Gulfstream Park, donde no había corrido antes Crédito: @GulfstreamPark

Ortiz, su jinete, reveló a LA NACION que el cambio de terreno y distancia sólo lo conocieron "en la mañana, cuando el hipódromo decidió que no iría en la grama" y celebró que hubiera "quedado el caballo en el training center, que está en Delray Beach, donde no sufrieron las consecuencias de la inundación".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.