Un futbolista argentino, arrestado por discriminación

Leandro Desábato, de Quilmes, fue acusado por un jugador de San Pablo de haberlo insultado con ofensas racistas durante el partido; continúa detenido
(0)
14 de abril de 2005  • 14:16

El defensor Leandro Desábato, jugador de Quilmes, fue arrestado anoche tras ser acusado de haber agredido con ofensas racistas a un atacante de San Pablo y pasó la noche en las celdas de una comisaría.

Desábato fue detenido por un comisario de la policía de San Pablo cuando aún estaba en la cancha del estadio Morumbí y apenas terminó el partido por la Copa Libertadores en que el San Pablo se impuso por 3-1 sobre Quilmes.

El argentino fue acusado de racismo por haber llamado de "negro" al delantero Grafite durante una discusión entre jugadores de ambos equipos a final del primer tiempo del partido.

Como el atacante brasileño reaccionó al supuesto insulto con una agresión física a su rival, fue expulsado del partido junto con el argentino Luis Arano, que también se involucró en la discusión.

Grafite, que inmediatamente denunció haber sido víctima de racismo, se presentó ante una comisaría para formular la respectiva denuncia.

Es la primera vez en Brasil que un futbolista es arrestado en un estadio y tras un partido por la acusación de racismo.

"Nadie está inventando nada. Todo eso está previsto por la ley. Esto puede servir de ejemplo, no sólo para el fútbol sino para todo", afirmó el comisario Oswaldo Gonzalves, responsable por la detención, al justificar la decisión inédita.

"El racismo tiene que ser reprimido de todas las formas. Eso ocurrió allá (en la Argentina) y se repitió aquí", afirmó Gonzalves al referirse a las quejas de los jugadores del San Pablo de que fueron víctimas de insultos racistas cuando visitaron a Quilmes este año también por la Copa Libertadores.

La decisión de Grafite fue apoyada por el técnico de San Pablo, el ex seleccionador brasileño Emerson Leao.

"Tomada esa decisión hay que ir hasta el final. Es la primera vez y por eso tanta discusión, pero siempre hay una primera vez", afirmó Leao en declaraciones al canal de televisión Globo.

Según Gonzalves, el jugador argentino fue acusado oficialmente del crimen de "injuria calificada", un crimen que le puede costar una condena de entre uno y tres años de prisión en caso de que sea hallado culpable.

La situación del defensa del Quilmes tan sólo será decidida este jueves por un juez de Sao Paulo, quien definirá si el futbolista puede regresar a su país y responder al proceso en libertad o si tendrá quepermanecer en la prisión.

Según el canal Globo, el cónsul de la Argentina en San Pablo, Norberto Vidal, estuvo presente en la comisaría y alegó que la palabra "negro" en la Argentina no tiene necesariamente connotaciones racistas y que puede ser utilizada cariñosamente.

Gestiones en San Pablo

El cónsul argentino adjunto en San Pablo, Mariano Vergara, expresó su esperanza de que prospere un pedido de excarcelación para que recupere la libertad Desábato.

"No hubo mucho que hacer desde el punto de vista jurídico. Hicimos un pedido de excarcelación, que esperamos que con un previo pago de fianza sirva para que Desábato recupere la libertad a última hora de de hoy y eventualmente pueda volver con sus compañeros a Buenos Aires", dijo Vergara.

El club argentino, en tanto, señaló que no abandonará Brasil si antes no es liberado su futbolista.

"Nos hemos quedado aquí (en San Pablo) porque este no es un viaje turístico, sino el de una delegación deportiva que vino a competir y debe volver completa", dijo José Meiszner, vicepresidente de Quilmes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.