Lange, otro oro: es el navegante del año