Al infinito y más allá: Funes, Borges y big data