Alberto Cavallo: "Me gusta la economía empírica, basada en datos concretos"

El hijo del ex ministro es profesor del MIT; quiere incorporar la tecnología para mejorar las mediciones económicas
Tomás Carrió
(0)
11 de mayo de 2015  

Llegó al lugar indicado, al centro en el que conviven dos de sus grandes pasiones. Alberto Cavallo, el hijo menor del ex ministro de Economía del país, es -desde 2010- profesor universitario del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Allí logra combinar su pasión heredada por la economía, y la adoptada por la tecnología y la innovación. "Me gusta la economía empírica, basada en datos concretos", describe.

Ex alumno de la Academia Argüello de Córdoba y el Colegio San Andrés de Buenos Aires, Cavallo recuerda que su relación con la economía nació de muy chico, cuando escuchaba a su papá hablar de ella. Esa experiencia provocó que, desde siempre, sintiera una especial curiosidad e interés por las matemáticas y las ciencias aplicadas.

Claro que para forjar el vínculo formal con la ciencia que le inculcó su padre debió esperar hasta 1995, cuando terminó el colegio y pudo ingresar a estudiar la Licenciatura en Economía en la Universidad del San Andrés. Allí se formó hasta el 2000, cuando obtuvo su diploma.

Pocos meses después de graduarse, Cavallo decidió embarcarse en el mundo de los negocios en Internet. En abril de 2001 lanzó, junto a dos compañeros de estudios, la firma Digicuenta, una empresa que buscaba convertirse en un servicio para enviar dinero al exterior por medio de Internet y cuyo único requisito era que el destinatario tuviera una cuenta de mail.

Sin embargo, su vida cambió en 2003, año en el que se radicó en los Estados Unidos para estudiar un MBA ( Master in Business Administration) en el MIT, primero, y realizar su doctorado en Filosofía Económica en la Universidad de Harvard, después (ambas están ubicadas en Cambridge).

Con 37 años, Alberto Cavallo lleva casi un tercio de su vida radicado en el exterior. Dice que "es duro estar lejos de la familia y los amigos", pero vivir en Boston le dio oportunidades de crecimiento que valora mucho. Y si bien extraña "la vida cotidiana en la Argentina, el humor y la tonada cordobesa", no volverá al país en el corto plazo, ya que su trabajo combina tecnología y economía, "y el MIT es la universidad líder en esos campos".

Hincha de Racing (herencia de su abuelo materno) afirma que le gusta leer sobre emprendedores y cambio tecnológico, y que "admira a quienes innovan y trabajan para resolver problemas concretos". En el campo de la economía, reconoce que tuvo la suerte de conocer a mucha gente que admira, como Jorge Baldrich y Roberto Cortés Conde, en San Andrés, y a Michael Bordo, en el MIT. También a Roberto Rigobon y Pilar Iglesias con quienes creó Price Stats, una empresa con la que busca demostrar que los precios online pueden mejorar la forma en la que se mide la inflación.

Sobre su futuro, el economista de 37 años dice que espera poder quedarse en la universidad profundizando su investigación académica y aplicada, y así contribuir a mejorar la forma en que se miden los indicadores como la inflación, los precios relativos y la actividad económica.

Profesión: economista

Empresa: MIT

Edad: 37 años

Desde 2010, es profesor en el MIT. Cocreó la empresa PriceStats con la que demuestra que los precios online pueden mejorar las mediciones

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?