Alberto Fernández seguirá negociando para evitar el default de la deuda

El Presidente Fernández y el ministro Guzmán, en Olivos
El Presidente Fernández y el ministro Guzmán, en Olivos Fuente: Archivo
Tras el cierre de la oferta de canje, que solo habría logrado un 15% de aceptación, Economía extendió el plazo hasta mañana y escuchará contrapropuestas de los fondos de inversión; "tengo mucha firmeza en lo que hemos ofrecido", afirmó el Presidente
Francisco Jueguen
(0)
10 de mayo de 2020  

En tránsito por un estrecho sendero que dirige al país hacia una nueva cesación de pagos dentro de los próximos 12 días, el presidente Alberto Fernández ratificó ayer que n o quiere que la Argentina entre en default y habilitó una serie de negociaciones contra reloj con acreedores y fondos de inversión con títulos argentinos bajo legislación extranjera luego del cierre de una oferta inicial que habría tenido una muy baja aceptación del mercado.

"Nadie quiere caer en default. Tanto no queremos caer en default que hacemos una oferta para no caer en default", afirmó el Presidente ayer por la mañana antes del desayuno con su principal negociador y ministro de Economía, Martín Guzmán, que finalmente se convirtió en un hermético brunch hasta cerca de las 14.

El Ministerio de Economía había dejado trascender que entrada la noche del viernes daría a conocer un comunicado con la adhesión al canje propuesto. A mitad de esa jornada, el propio Guzmán había aparecido dialogando con agencias internacionales, admitiendo que había tiempo para contrapropuestas y que su posición era "flexible". La información sobre cuántos bonistas aceptaron la oferta argentina tampoco se difundió ayer y todo se postergaba hasta mañana a las 9, el último deadline planteado oficialmente.

No es una fecha caprichosa, sino la establecida en el prospecto presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, según sus siglas en inglés) para los anuncios oficiales de los resultados y posibles cambios en la oferta de la deuda.

Lo cierto es que el mutismo y la opacidad en la información por parte del equipo de Guzmán les agregaron verosimilitud a los cálculos de aceptación que se hacían ayer en los comités de acreedores y bancos. Allí se hablaba de un porcentaje de entre 12% y 15%, lo que implicaría que, para evitar el default, se requeriría una nueva oferta oficial y rápido, antes del 22 de mayo, cuando se cumple el período de gracia abierto tras el no pago de los intereses de los bonos globales y podría caerse en default.

"Se sigue trabajando. Celulares cerrados. Todo continúa el lunes", se limitaron a decir cerca del discípulo de Joseph Stiglitz. En el Gobierno afirmaron que ya estaban en contacto con los principales fondos de inversión. Cerrada esta edición, fuentes cercanas a los fondos decían no tener noticias todavía del Gobierno. En tanto, en uno de los comités de acreedores señalaron: "Las noticias no son buenas".

"Esto es una negociación con personajes muy singulares del mundo de las finanzas. Ahora vamos a ver bien cuántos aceptaron la oferta, si hubo contraofertas. Tengo noticias de que puede haber contraofertas en los próximos días. La negociación sigue, nada está cerrado", dijo Fernández en declaraciones radiales.

Alberto Fernández y Martín Guzmán se reunieron para hablar del canje
Alberto Fernández y Martín Guzmán se reunieron para hablar del canje Crédito: Twitter

"Tengo mucha firmeza en lo que hemos propuesto. Esta vez tenemos una suerte de aval del principal auditor de las finanzas mundiales, que es el Fondo [Monetario Internacional]. Nuestra propuesta guarda en un 100% el criterio de sostenibilidad que el Fondo ha propuesto. Espero que esta vez entiendan y nos acompañen", agregó.

Si bien el Fondo reclamó una "contribución apreciable" a los bonistas privados -un alivio que debería ir de entre US$55.000 y US$85.000 millones en una década-, evitó cerrar aún un nuevo programa -diferente al stand-by agreement sellado con Mauricio Macri- con el país, que le debe US$44.000 millones. En ese sentido, el Fondo no pudo imponerle al Gobierno metas o reformas que pediría cualquier acreedor para asegurarse la capacidad de repago. Sin embargo, puso a su staff técnico a delinear la sustentabilidad de la deuda que pedía el Ministerio de Economía. El Fondo, por regulación, no acepta quitas.

"Esta mañana repasamos con Martín Guzmán el avance de la reestructuración de la deuda. Continuamos dialogando de buena fe con los acreedores, con el objetivo de alcanzar un acuerdo sostenible", dijo el Presidente en un tuit. "La posibilidad de extender la oferta continúa vigente hasta el lunes 11 de mayo. Cuando este plazo venza definiremos los pasos a seguir. Como siempre nuestro objetivo es asumir compromisos que podamos cumplir", cerró el primer mandatario en la red social.

"Un futuro con oportunidades para todas y todos requiere de una deuda sostenible. Agradecemos a los acreedores que apoyaron nuestra propuesta. Hasta este lunes hay tiempo para extenderla. Continúa el diálogo en pos de un acuerdo que la Argentina y sus acreedores puedan sostener", aseguró el ministro de Economía en otro tuit.

Ayer se supo que Lisandro Cleri, titular de la Unidad de Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, dejará su cargo. En Economía contaron que en la semana Guzmán había aceptado que Cleri fuera el nuevo director del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses. Sin embargo, terminará el proceso de reestructuración de la deuda, una noticia que fue bien recibida ayer por los acreedores. "Tenemos todo listo. Es el Gobierno el que tiene que decidir negociar", contaron desde uno de los comités de acreedores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.