Anoop Singh elogió a la Argentina por haber aumentado el superávit

Intentó restar importancia a la discusión sobre la necesidad de comprometer más excedente
(0)
24 de abril de 2004  

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- La Argentina ha demostrado que tiene capacidad para aumentar el superávit fiscal primario a pesar de la recesión, dijo ayer el director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el hemisferio occidental, Anoop Singh, que no ahorró palabras para elogiar la política fiscal y monetaria instrumentada por el país.

Singh intentó quitar la atención sobre el insistente pedido del FMI, el Banco Mundial y el Tesoro para que la Argentina eleve el nivel del superávit fiscal primario más allá del 3 por ciento para destinarlo al pago de la deuda, al sostener que eso es una parte importante del contexto de política que debe encarar el país, pero no el único. Esto se completa con las reformas estructurales, fiscales e institucionales, además de la reestructuración de la deuda con los acreedores privados.

"La prioridad es lograr que la Argentina regrese al crecimiento sostenido sin los ciclos de sube y baja, y que lo haga de una manera que fomente la reducción de la pobreza", dijo Singh ante una pregunta de LA NACION en la conferencia de prensa que ofreció ayer, durante la asamblea semestral del FMI y del Banco Mundial. Con un estilo sobrio y cortés, el economista nacido en la India que dirige las políticas del Fondo Monetario para América latina desde poco después de la explosión de la crisis en la Argentina esquivó responder directamente al rechazo del presidente Néstor Kirchner a elevar un mayor porcentaje del ahorro nacional al pago de la deuda.

"Hay que comparar con los años 90 y donde estamos ahora, el superávit primario cambió desde alrededor de menos dos por ciento del PBI de promedio al objetivo del 3 por ciento para este año", expresó Singh, para destacar que la Argentina "ha demostrado tener capacidad, a pesar de la recesión de unos años atrás, de ofrecer un cambio significativo en este superávit primario".

El FMI y el Tesoro reclaman que la Argentina aumente esa marca más allá del 3 por ciento. Sin embargo, cuando LA NACION le preguntó a Singh cuál debería ser ese porcentaje, si el cercano al 6,5 por ciento del PBI de Turquía, o el 4,25 por ciento del PBI de Brasil, citados como ejemplo por Anne Krueger, el funcionario sostuvo que para eso no hay un modelo ni un número mágico.

Objetivos en línea

"Nuestro interés no es distinto que el de las autoridades argentinas, que es desarrollar un marco de políticas de mediano plazo que puedan sostener la tasa de crecimiento -superior al 8 por ciento el año pasado-, elevar la tasa potencial de crecimiento y reducir la pobreza."

También elogió la política monetaria instrumentada desde el Banco Central, en la presidencia de Alfonso Prat-Gay. "En contra de algunas expectativas, el Banco Central de la Argentina ha sido capaz de construir un buen historial de desarrollo de estructura de objetivo de inflación. Han manejado la política monetaria muy bien", dijo.

"No ha tenido la inflación que algunos habían previsto frente a la severa crisis que vivieron, y el crédito es para el Banco Central y para el Ministerio de Economía por su firme disciplina fiscal y esfuerzo sobre el gasto", expresó el funcionario del organismo multilateral.

Singh se refirió, por otra parte, a Brasil, en un tono de aceptación al gobierno de ese país. "El gobierno continúa adoptando un marco de política macroeconómica prudente y haciendo progresos en componentes críticos de la agenda de reformas estructurales y mejora de la estructura de su deuda pública", apuntó.

Además, señaló que en Uruguay la recuperación llegó más allá de lo que se esperaba y recomendó que durante este año se debe mantener un entorno fiscal saludable y acelerar las reformas estructurales "particularmente en el sector bancario".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.