Avanza otra conexión eléctrica con Brasil

Se encuentra casi terminada la construcción de una línea de alta tensión de 500.000 voltios y 130 kilómetros de extensión
Se encuentra casi terminada la construcción de una línea de alta tensión de 500.000 voltios y 130 kilómetros de extensión
(0)
25 de enero de 2002  

POSADAS.- Interconexión Argentina-Brasil II es como se denomina una línea de alta tensión que une Rincón Santa María, en la zona de Yacyretá, en la provincia de Misiones, con la localidad brasileña de Garabí, frente a Garruchos.

Se halla prácticamente concluida, según informaron a LA NACION funcionarios de la empresa Transporte de Energía Sociedad Anónima (TESA), a cargo de su construcción.

Otra red similar funciona desde mediados de 2001 y cuando ésta entre en servicio, a mediados de mayo próximo, se ampliará el volumen de electricidad que la Argentina exporta al Brasil por medio de este sistema de interconexión que corre desde la costa del río Paraná hasta la del Alto Uruguay.

El proyecto en marcha consolida la integración energética entre los dos mayores países generadores y consumidores del Mercosur.

Características

La línea de 500.000 voltios se extiende a lo largo de 130 kilómetros, sostenida por 280 torres ubicadas a 500 metros de distancia cada una, con una altura promedio superior a los 30 metros.

Las dos que se utilizan como puente aéreo para cruzar el río Uruguay superan los 90 metros y en su tendido trabajaron 630 personas.

Los responsables del proyecto destacaron el cuidado que se tuvo en materia de medio ambiente, al efecto de atenuar los impactos de cualquier potencial daño al ecosistema por las características de los mismos.

Se hicieron desagües y drenajes en las fundaciones de las torres para evitar la erosión del suelo; se trató de evitar en lo posible el apeo de árboles, que se redujo sólo a lugares donde se erigieron las estructuras, respetándose los bosques de galería a los costados de los arroyos.

También se prohibió al personal que trabajó en las obras la caza y pesca de animales silvestres y el uso de bocinas en los vehículos utilizados como medio de transporte, acordándose con los propietarios de las tierras por donde pasa la red compensaciones económicas y la realización de tareas en horarios exclusivamente diurnos.

Antecedentes

Desde junio de 2000, la Compañía Comercializadora de Energía del Mercosur SA (Cemsa) vende y transporta 1000 megavatios provenientes de las centrales Costanera de Buenos Aires y Piedrabuena de Bahía Blanca, según lo establecido en un contrato suscripto en 1998, aprobado por la Secretaría de Energía de la Nación ese mismo año.

Para su traslado, se utiliza la línea que vincula la represa hidroeléctrica de Salto Grande, en la provincia de Entre Ríos, con la de Yacyretá, y desde allí se construyó la primera red, también de 500.000 voltios, que llega hasta el límite con el Brasil.

Posteriormente, cruza el río por otro puente aéreo hasta la localidad de Garabí, desde donde recorre 310 kilómetros más, hasta la represa brasileña de Itá, sobre el mismo río Uruguay, entre Santa Catarina y Rio Grande do Sul.

La anterior obra fue ejecutada por la Compañía de Transporte del Mercosur (CTM), encabezada por las empresas Endesa, de España, y Enersis, de Chile, con la denominación de Compañía de Interconexión Energética (CIEN).

Actuó de subcontratista la compañía Asea Brown Boveri (ABB), a un costo de 300 millones de pesos.

Como la demanda brasileña va en aumento, el Ente Nacional de Regulación Eléctrica (ENRE) autorizó la venta de otros 2000 megavatios, por lo que Cemsa -que ahora se denomina TESA- se encargó de construir la segunda obra de parecidas características.

La parte brasileña estaría retrasada, por lo que la Interconexión Argentina-Brasil II se habilitaría tan sólo dentro de cuatro meses.

El socio mayor del Mercosur tuvo dificultades de abastecimiento debido a una prolongada sequía, que comenzó en 2000 y siguió hasta mediados del año último, dejando sin reservas a más de 40 embalses hidroeléctricos construidos sobre afluentes de la Cuenca del Plata.

Ahora el sistema energético volvió a sufrir un fuerte colapso, que provocó que 100 millones de consumidores quedaran sin luz, por la caída de líneas en la represa Ilha Solteira, sobre el río Paraná, y salida de servicios de 13 de las 18 turbinas de la represa de Itaipú, también sobre el Paraná, a corta distancia de la provincia de Misiones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.