Almanaques que marcaron una época de la vida en el campo

Una almanaque clásico con ilustración de Molina Campos
Una almanaque clásico con ilustración de Molina Campos
Emiliano Tagle
(0)
21 de noviembre de 2020  

Al hablar de almanaques se piensa inmediatamente en los de Alpargatas ilustrados por Florencio Molina Campos (1891-1959). Estos almanaques marcaron una época y fueron sin lugar a duda un éxito publicitario sin precedentes, comenzaron en 1931 hasta 1936, luego de 1940 a 1945 y ya fallecido Molina Campos se hicieron, entre 1961 y 1962, una reedición póstuma. También estaban los almanaques de una sola lámina con el personaje Tiléforo Arequito con los símbolos de los productos Rueda y Luna. Por aquellos años en el ámbito rural ya sea una pulpería, almacén, cocina o matera, era raro no encontrar expuesto un almanaque de Alpargatas.

Entre 1937 y 1939, Alpargatas publicó almanaques referidos al Martín Fierro, fueron 36 láminas (una por cada mes) ilustradas por Mario Zavattaro (1876-1932).

En 1952 para la Compañía de Tabacos Nobleza se dieron a conocer almanaques ilustrados por Eleodoro Marenco (1914-1996). Para Duperial en 1953 Marenco diseñó Uniformes militares, en 1954 figuran el gaucho boleador, Guitarrero y cantor, El indiano, Gaucho entrerriano, Capataz de tropa, y Gaucho federal, y para el año 1955 sobre caballos: El zaino pangaré de Calfiao, El picazo pampa de Rosas, El moro de Salgado, El colorado de Candioti, El gateado de Catriel, y El moro de Quiroga. Para Tabacos Colt en 1956 con la prosa de Bartolomé Gutiérrez componen ilustraciones de hazañas del hombre a caballo y para 1957 ilustró con escenas progresivas la vida de un potrillo. En 1965 dibuja almanaques para Editorial Estrada, también ese año para la empresa FIAT ilustra uniformes militares y para la firma Peugeot en 1979 con diversos motivos criollos.

La marca de cigarros Avanti publicó almanaques entre 1942 y 1944 con Escenas camperas, Paisajes argentinos y Buenos Aires Colonial con ilustraciones de Juan Carlos Alonso (1886-1945) desde 1945 comenzaron los textos de literatura gauchesca, también con ilustraciones de Alonso, empezó como no podía ser de otra manera con Martín Fierro. A partir de 1946 comenzó a ilustrar Juan Carlos Huergo (1889-1962) las siguientes obras: Fausto, La Cautiva, Santos Vega, Facundo, Mis montañas, Una excursión a los indios ranqueles, Cuentos de H. Quiroga, El Tempe Argentino, Diario a Salinas Grandes, El ombú, La casa de los cuervos, y en 1957 Tradiciones de Buenos Aires. El reverso de cada hoja del almanaque tenía el texto de la obra literaria.

Enrique Rapela (1911-1978) realizó unas acuarelas para la empresa West India Oil Co. S.A, Petrolera Argentina sobre danzas argentinas para el almanaque de 1946, y en 1947 ilustró sobre antiguas postas. Para Mitchell´s English Book Store en el almanaque de 1949 presentó la Vista de la Estancia "La Caledonia" en la cual se instaló J. Miller en 1823. En 1966 encontramos el almanaque de la firma Deutz con las primeras y principales Estancias.

José Montero Lacasa (1893-1957) dibujó para Shell Mex Argentina Ltd en 1949, y Lino Palacio (1903-1984) dejó su impronta en 1958 para IKA, entre tantos otros almanaques que hacían referencia al campo argentino y que fueron distribuidos entre 1931 y 1980.

Aquellos almanaques que aún perduran en Museos, Archivos y Bibliotecas Públicas, anticuarios o librerías, también se mantienen gracias a bibliotecas particulares como la de Braulio Emilio de la Fuente que con su extraordinaria colección de libros y almanaques del quehacer campero ha colaborado en diversas exposiciones, permitiendo su consulta y difusión.

Casas de Remates, Consignatarias, Almacenes de Ramos Generales, Veterinarias y Talabarterías continuaron con la temática y aún hoy mantienen esa tradición con ilustraciones de Solari, Montefusco, Ramos, Chiappe y Frasca, entre otros.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.