BLD: regulaciones y responsabilidades

Fernando Bertello
Fernando Bertello LA NACION
El caso BLD abrió un debate en torno de las regulaciones y responsabilidades en torno del mercado de granos
El caso BLD abrió un debate en torno de las regulaciones y responsabilidades en torno del mercado de granos
(0)
19 de octubre de 2019  • 03:30

Las preguntas quedaron planteadas y buscan respuestas. ¿Hay que ir hacia algún tipo de mayor regulación o dejar que el mercado se encargue de generar un nuevo orden luego de producida la caída y hasta intervenido la Justicia?, ¿Qué nuevo rol le pueden caber al Estado, al mismo operador y hasta a los productores para reducir el riesgo? ¿Cuánto pesan la codicia por querer hacer una diferencia con el grano sobre lo que ofrece el mercado o quedarse con algo menos, pero quizá seguro?, ¿Corredora pura, correacopio o acopio puro?

Una cesación de pagos por 6000 millones de pesos y una estimación de 1500 productores damnificados. Esos son los números generales del default de la firma rosarina BLD, con multinegocios que iban desde el correacopio de granos, agente de bolsa y otros servicios financieros, bonos y letras que quedaron bajo el reperfilamiento de deudas que dispuso el Gobierno.

Antes que BLD, este año hubo otra firma que fue noticia con un default de casi $1000 millones: Sebastián Grimaldi SA. Como si se tratara de hacer un cordón sanitario para reducir la expansión de los daños al resto del sector, no tanto por contagio sino por reputación, enseguida se levantaron voces de que había que separar a las empresas en desgracia y diferenciar bien la actividad de cada una .

El tema va más allá y otra vez se cruzan las preguntas: ¿correacopio o corredor puro de granos?

La figura del correacopio no existe como tal jurídicamente. El corredor puro es un intermediario que lo que hace es unir puntas. En su artículo 1348, el Código Civil y Comercial es claro sobre el corretaje cuando dice que está prohibido al corredor "adquirir por sí o por interpósita persona efectos cuya negociación le ha sido encargada" y luego cuando indica que no puede "tener cualquier clase de participación o interés en la negociación o en los bienes comprendidos en ella".

En tanto, el correacopio compra y vende a su voluntad. Puede alquilar o comprar una planta de acopio. Hay firmas que salieron de su formato para hacer justamente esto y otras que también se vincularon con el mundo financiero, haciendo negocios con la plata de los granos.

En otra punta, vale recordar la figura del acopio tradicional, por su parte, como actor en la cadena que brinda un servicio al productor: el almacenaje.

Hoy, el mercado de futuros está regulado por la CNV con el fin de garantizar la operatoria. A un corredor para operar en futuros se le exige un determinado patrimonio, habilitaciones y certificaciones. Por el lado del mercado físico de entrega de mercadería, algunos coinciden que no hay una regulación actualizada para seguir los movimientos, más allá que una firma que almacena granos, por ejemplo, lleve sus planillas de existencias.

¿Qué hacer entonces en el mercado físico apuntando a mayores controles? "Un mecanismo podría ser copiar de otros mercados, como si tenés acciones con un agente de Bolsa, donde cualquier movimiento dispara una notificación al mail donde se abrió una cuenta", propone un operador del mercado.

"Con los acopios puros o quienes trabajan con un corredor los daños que pudo haber habido han sido insignificantes", agregó otro operador del negocio que busca poner distancias con los correacopios y que cree que si se habla de controles éstos tendrían que ver con el manejo de fondos de terceros.

¿Qué dicen en la cartera de Agricultura? Apuntan a las responsabilidades de los distintos actores. "Si queremos que el mercado funcione libremente, el productor debe saber a quién vende y cuáles son los riesgos", señalan. Y agregan sobre alguna medida: "De todas maneras, el Estado podría instrumentar algún sistema de monitoreo, guardando la confidencialidad de la información, pero no por uno que hace las cosas mal debe pagar el pato todos los llamados correacopios".

La discusión sobre qué hacer o no con medidas está abierta y también es algo sobre lo cual el productor y las entidades tendrían que participar.

Para Fernando Rivara, presidente de la Federación de Acopiadores, ante situaciones como esta es importante clarificar el rol de cada actor. Recomienda: "El productor tiene que tener un poco de cuidado, mirar dónde entrega el fruto de su trabajo". E ironiza cuando alguien ofrece valores más allá de los que se pagan: "Cuando la limosna es grande, hasta el Santo desconfía".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.