Confesionario técnico. El algodón, una opción productiva