Rincón gaucho. El recuerdo de los viejos mercachifles