Equity: qué es y cómo usar esta alternativa de financiamiento en el agro

Con equity la empresa puede emitir acciones que compran inversores interesados
Con equity la empresa puede emitir acciones que compran inversores interesados Crédito: Archivo
Felipe Lanusse
(0)
6 de marzo de 2019  • 11:55

El equity financing (financiamiento con capital propio) se presenta, en el contexto actual de altas tasas de interés y restricción crediticia, como una alternativa estratégica para las empresas del agro argentino.

La estructura de capital de una empresa es la forma en que financia sus activos a través de una combinación de recursos propios (patrimonio neto) y recursos ajenos (pasivos).

En el marco de un Banco Central utilizando las tasas de interés como herramienta para domar el tipo de cambio y la inflación, la financiación a través de equity (capital propio) es una opción real para fondear las operaciones de las empresas del sector agrícola.

A diferencia del financiamiento a través de deuda, donde el monto del préstamo y sus intereses tiene una fecha cierta de pago, el financiamiento a través de equity no implica la devolución de la inversión al nuevo socio de forma análoga a una deuda, sino eventualmente a través de futuros dividendos junto al resto de los accionistas de la empresa.

El nuevo socio, preferiblemente un inversor estratégico (empresa o persona física del agro), tiene una mirada de mediano/largo plazo en el retorno de su inversión y esto facilita la planificación financiera de la empresa.

De forma simplificada, se podría decir que en un financiamiento con equity la empresa emite nuevas acciones que son adquiridas por inversores interesados y calificados quienes aportan fondos frescos para capitalizar el patrimonio neto de la organización.

Consecuentemente, esto no significa un cash-out (venta de acciones y retiro de capital por parte de los accionistas existentes) sino un aporte de capital adicional para mejorar el estado patrimonial de la compañía.

El financiamiento con capital propio es una herramienta vigente en el agro de hoy. En las ultimas semanas he escuchado reiteradas veces a distintos gerentes y directores de empresas agropecuarias sobre la posibilidad de abrir el capital de sus organizaciones para recibir nuevos fondos de parte de inversores.

¿Qué destino se le puede dar a estos nuevos fondos? Al ser capital propio de la empresa, su asignación dependerá de cada organización. Se pueden dar algunos ejemplos ilustrativos aplicables a empresas del agro argentino.

Ejemplos

  • La sequía sufrida en la campaña 2017/2018 tuvo un impacto negativo de miles de millones de dólares en los balances de las empresas del sector. Este evento deterioró enormemente el capital de trabajo de los productores en particular y la cadena del agro en general.
  • Recomponer los niveles de capital circulante en el contexto crediticio actual podría resultar inviable y el financiamiento con equity puede ser una solución para respaldar este faltante.
  • Otro caso de necesidad de capital de trabajo podría ser la de una empresa de exportación de especialidades agrícolas que necesita fondos adicionales a los que puede encontrar en la oferta bancaria local para fondear un plan de crecimiento significativo en el cual pueda mejorar su capacidad de compra, aumentar sus niveles de inventario, poder mejorar los plazos de pago a sus clientes, entre otros usos.
  • Sumado al capital de trabajo, se pueden financiar con equity proyectos de inversión que tengan las compañías para traccionar su crecimiento. Se pueden mencionar casos como empresas de producción de limones o cerezas que buscan aumentar la superficie de sus fincas con un requerimiento alto de capital por hectárea plantada, como también proyectos de plantas biogás por parte de tambos o granjas de cerdos que buscan transformar sus pasivos ambientales en soluciones energéticas. Estos y otros proyectos de inversión pueden ser fondeados con la introducción de nuevos socios a las compañías.
  • Por último, podemos mencionar el uso de financiamiento con equity para solventar programas de investigación y desarrollo (I+D) por parte de semilleras con un pipeline de mejoramiento genético que exige muchos años de egresos financieros y que podría ser profundizado con el aporte de nuevos socios.
  • En la misma línea, se puede referir a empresas que desarrollan insumos biológicos a través de programas que representan un gran esfuerzo económico antes de su fase comercial y que tienen un gran potencial de crecimiento en vistas de una agricultura más sustentable.

Las necesidades de capital por parte de las empresas del agro pueden ser de distinto índole. Lo importante es saber que existen alternativas al financiamiento a través de deuda y que existen inversores estratégicos que buscan activamente inversiones en el equity de empresas del sector para diversificar su portafolio de actividades.

El autor es socio de Agrifex (www.agrifex.com)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?