La savia de los inmigrantes que nutrió a un país apenas nacido

Los gauchos que quedaban del pasado, que tenían cicatrices de guerra, fueron en algunos casos venerados por los inmigrantes
Los gauchos que quedaban del pasado, que tenían cicatrices de guerra, fueron en algunos casos venerados por los inmigrantes Crédito: Federico Guastavino
Jorge David Cuadrado
(0)
15 de diciembre de 2018  

En la Argentina, cuando empleamos la expresión "los inmigrantes" generalmente hacemos referencia a la gente que vino para quedarse aquí desde mediados del siglo XIX hasta muy avanzado el siglo XX. Era un movimiento de la humanidad de los tantos que ha tenido.

Los inmigrantes fueron fundamentalmente por aquí europeos, y la gente a la que denominamos "los turcos" se integró tan bien a nosotros que sus descendientes hoy en día son como los descendientes de alemanes, irlandeses o italianos en todos los sentidos. Cuando ellos llegaron masivamente ya estábamos independizados de España y después de muchas guerras internas y externas, integrados y con proyección.

Muchos de los indios que todavía quedaban recibieron de los gringos el trato que el país no les había dado y en algunas zonas el comportamiento correcto del inmigrante fue bueno para el indígena. Los gauchos que quedaban del pasado, que tenían cicatrices de guerra, fueron en algunos casos venerados por los inmigrantes.

Las cifras, como los datos genéticos, si no se las emplea correctamente suelen inducir a error, pero lo cierto es que fue masiva la llegada de inmigrantes y en algunos períodos y lugares puntuales del país fue superior a los nativos en número.

Nunca el gringo se hizo gaucho, pero sus descendientes en algunos casos sí, pues el gaucho no fue y es una raza, sino un tipo humano. Y cuando empiezan las discusiones clásicas sobre el tema suele ser por una cuestión de términos, ya que existe un hilo conductor entre el antiguo gaucho y lo que queda de él en los recónditos lugares de la Argentina; no todo es desfile, no todo es escenario sobre estos asuntos.

Millones de italianos llegaron cuando el país no tenía tantos millones de habitantes. El 45% del total de los extranjeros eran italianos y hoy el 50% de los argentinos tienen antepasados italianos, no obstante el 60% de los argentinos tienen algo de sangre india.

La España del siglo XVI y del siglo XVII y la América de siempre son las madres patrias de la Argentina. Solemos desilusionarnos de España si no tenemos en cuenta esto, pues desde la Constitución española del siglo XIX España es hermana nuestra y los inmigrantes de ese país fueron muy aceptados en el nuestro.

El nuevo argentino que surgió fue el que originó la idea en tiempos del presidente Hipólito Yrigoyen para instaurar "el Día de la Raza" y no otros asuntos.

La geografía argentina puso a prueba a los inmigrantes, las hazañas humanas que hicieron en el país en pos del progreso y llevar la existencia de la población a todo el territorio es asombroso, compartieron con el indio y el criollo esas luchas, fueron compañeros en el hacer.

Cuando vinieron "...el alma del ser nacional ya estaba moldeada y asimiló a los que llegaron después", como escribió Blanco Villalta.

En este aplauso a los inmigrantes y sus descendientes afirmamos e insistimos en que el gaucho es el padre del ser nacional por la influencia que tiene en todo lo que es argentinidad y también los inmigrantes. Por grande que sea un árbol, alguna vez fue semilla. Nuestros próceres muy bien hicieron en fomentar la inmigración.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.