Manuel Belgrano, el patriotismo criollo y la naturaleza americana

Los jesuitas hablaron sobre la importancia de cuidar la naturaleza
Los jesuitas hablaron sobre la importancia de cuidar la naturaleza Fuente: Reuters - Crédito: Jorge Adorno
María Sáenz Quesada
(0)
27 de junio de 2020  

Doscientos años después de la muerte de Manuel Belgrano , es oportuno unir su memoria a la de otros contemporáneos suyos, que se formaron en el pensamiento ilustrado de la época y se aplicaron a conocer y valorar la naturaleza americana, punto de partida del patriotismo criollo que buscó en la riqueza potencial de la tierra una sociedad más justa.

Los estudios sobre la naturaleza indiana, realizados por los religiosos de la Compañía de Jesús, fueron pioneros en la materia. Cuando los jesuitas expulsados por la monarquía española, quedaron impedidos de continuar su obra misional y cultural en América, dichos estudios se orientaron en la defensa del suelo nativo y de sus pobladores originarios. Fue el caso del abate Juan Ignacio Molina, ex jesuita chileno, radicado en Bolonia (Italia), autor del Compendio Della Storia geográfica, naturale e civile del Regno de Chili (1776), obra traducida a varios idiomas. Molina es reconocido en su país, como fundador de los estudios científicos de climatología, en relación con la zoología y la botánica.

Las expediciones científicas enviadas por la Corona a los reinos americanos, hacia 1780, en busca de recursos económicos para la metrópoli, contribuyeron a despertar al interés de los criollos por su territorio, aunque no fuera ese el objetivo político. José Celestino Mutis, médico, botánico, matemático y astrónomo, jefe de la Expedición a Nueva Granada, formó a un calificado grupo de jóvenes criollos. Figura descollante del grupo fue Francisco José de Caldas, quien se especializó en astronomía y botánica, viajó por el territorio colombiano, herborizó, definió recorridos y realizó experimentos científicos. Acusado de participar en las luchas por la independencia, Caldas fue ejecutado (1816).

Hipólito Unanue (1755-1833), recibió de la Expedición Científica destinada al Perú, la misión de crear el Jardín Botánico de Lima. Su labor fue amplia: escribió en las primeras publicaciones literarias y científicas del país, fundó la Escuela de Medicina de la Universidad de San Marcos, mantuvo correspondencia con sabios europeos sobre mineralogía, botánica y medicina. Unanue, que fue ministro de Hacienda del Protector San Martín, se empeñó en trasmitir a la sociedad sus conocimientos a fin de que ésta tomara conciencia de la necesidad de mejorar sus condiciones de vida y cuidara los elementos de la naturaleza. Se lo considera pionero de la salud ambiental.

Manuel Belgrano (1770-1820) recibió educación literaria, política y económica en España, no en las universidades donde se enseñaba al modo tradicional, sino en los libros, en las academias y en las tertulias en las que se discutía el pensamiento moderno. Al regresar a Buenos Aires, como secretario del Consulado de Comercio, se vinculó a los marinos que fueron parte de la Comisión de Límites con el Brasil portugués: Félix de Azara, que describió la flora y la fauna de esos territorios inmensos y aconsejó cómo mejorar a sus pobladores, y Pedro de Cerviño, su amigo y colaborador en la creación de la Escuela de Náutica.

Las memorias de Belgrano así como sus escritos en los primeros periódicos rioplatenses, tiene un eje temático: fomentar la agricultura, animar la industria y proteger el comercio, como la forma de encontrar la verdadera riqueza del país y la felicidad. Nuevos cultivos, apertura de rutas comerciales, escuelas gratuitas y enseñanza práctica para mujeres y varones, con el objetivo de sacarlos de la miseria. Todo un programa de acción que conserva plena vigencia, 200 años después.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.