Coronavirus. La cuarentena le pegó de lleno al tradicional asado

Una pausa para los asados por el coronavirus
Una pausa para los asados por el coronavirus Crédito: Archivo
Belkis Martínez
(0)
30 de marzo de 2020  • 23:55

Por la cuarentena, el consumo de carne vacuna se está redefiniendo, según ya admiten frigoríficos, carniceros y supermercadistas. Por lo pronto, la emergencia por el coronavirus puso en pausa muchos asados, con la consiguiente caída en el consumo en general y en las ventas. Los ganadores del consumo en esta coyuntura son los cortes para comer en casa. Fuentes del supermercadismo dicen que observaron una suba del 10% en la venta de los productos sin hueso y que en el mismo nivel cayeron los con hueso.

Según las fuentes consultadas por LA NACION, en las ciudades como Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Santa Fe, con una alta concentración de personas en departamentos, se ha visto un cambio de hábito en el consumo. En los últimas dos semanas, la venta de cortes con hueso mudó más a cortes sin hueso para milanesas, hacer pecetos al horno, cuadril, nalga, cuadrada y bola de lomo. Aunque todavía faltan estadísticas, anotan también una suba para las hamburguesas.

"Hubo un cambio de hábito porque no todos los restaurantes están abiertos; muchos que no cocinan en sus departamentos iban a los restaurantes por un asado pero ahora no lo están haciendo", dijo Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra).

Según dicen en el sector, los restaurantes demandan un 10% de la producción de carne y eso se resintió. "Está sobrando asado. El precio del asado seguramente va a caer más adelante, ahora está siendo más demandado el corte de pulpa, sin hueso", aseveró el titular de Ciccra.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Para Schiariti, la falta del efectivo circulante es otra de las razones en el cambio de hábito de consumo. Explicó que las familias que se manejan con el dinero del día a día han mermado el asado de los domingos y lo han sustituido por cortes más pequeños u otros productos.

"En el conurbano la gente va a la carnicería con la plata justa a comprar sólo lo que necesita porque no hay dinero; están viviendo con la bolsa del Estado y esa es la gente que está marcando la tendencia en esos sectores", agregó.

Javier Peralta, secretario de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra), confirmó que la tendencia que se observa en el consumo se debe tanto a la poca actividad social como a la falta de efectivo.

"Los primeros días de la cuarentena la gente compraba los cortes más caros, pero últimamente están comprando los cortes más baratos porque no tienen efectivo. La gente se ha quedado sin plata y el asado está parado, las carnicerías están guardándolo", señaló.

"El asado es más una comida de reunión con amigos, el club y la familia. En este momento hay mucha gente sola que no hace asado. Cuando el núcleo familiar está reducido al mínimo, tiende a bajar su consumo", agregó.

Hay más demanda para hacer preparaciones de comidas en casa
Hay más demanda para hacer preparaciones de comidas en casa Crédito: Archivo

Alberto Williams, presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, opinó que hay "poca disponibilidad de dinero de la gente", lo que está influyendo sobre el consumo.

"La gente está comprando lo que puede. El dinero que recibía por hacer changas no está entrando y merman el consumo porque no llegan con el dinero; en general, el asado o los cortes con hueso han bajado", dijo.

Además, mientras hay carnicerías que cierran argumentando una suba de la carne, Williams dijo que en eso en rigor lo que influye es el miedo de muchos carniceros al contagio o a no poder circular. Agregó que hay un "retraso de los cobros", ya que, según explicó, la mayoría de los distribuidores de carne "se maneja con dinero en efectivo y es una de las razones por las que no están trabajando".

Según indicaron a LA NACION fuentes del supermercadismo, en este rubro también han visto reducida la venta de los cortes con hueso y se lo atribuyen a las limitaciones para los encuentros sociales. Dicen que observaron una suba del 10% en la venta de los productos sin hueso y que en el mismo nivel cayeron los con hueso.

Para Mario Ravettino, presidente del Consorcio ABC, la venta de carne de los supermercados se mantiene en los parámetros normales porque algunas parrillas y restaurantes se adhirieron al sistema de delivery para seguir operando.

"La gente que vive en un departamento en vez de cocinar se pide un delivery, por eso los hábitos siguen siendo los mismos. Nosotros seguimos comercializando la media res y cortes de cajas", sostuvo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.