Tras las subas externas, mejoran las propuestas de los exportadores por el trigo de la nueva cosecha argentina

Las ofertas de los compradores crecieron de un rango de 165/170 a 170/175 dólares por tonelada
Las ofertas de los compradores crecieron de un rango de 165/170 a 170/175 dólares por tonelada Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
15 de julio de 2020  • 19:17

Cuando resta cubrir poco menos del 10% de los 6,5 millones de hectáreas proyectados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para la campaña 2020/2021 del trigo, la suba de los precios del cereal que se inició a principios de la semana pasada en la Bolsa de Chicago alentó la mejora de las propuestas de los exportadores por el grano argentino que comenzará a cosecharse entre mediados y finales de octubre próximo.

En lo que va de la presente semanal, las ofertas de los compradores por el trigo con entrega en noviembre/diciembre y en enero sobre las terminales del Gran Rosario crecieron de 165 a 170 y de 170 a 173 dólares por tonelada, respectivamente. En los puertos del sur de Buenos Aires las propuestas para las descargas en diciembre/enero subieron de 170 a 175 y de 165 a 170 dólares por tonelada.

"Más allá de la diversidad de escenarios productivos que presenta la Argentina, el nivel promedio de precios que comienza a ser atractivo para los productores es a partir de los 170 dólares por tonelada", dijo a LA NACION Sebastián Olivero, analista local de la consultora estadounidense StoneX (antes conocida como INTL FCStone).

El especialista agregó que si bien la correlación de los precios locales del trigo respecto del mercado estadounidense es menor a la que se puede apreciar en soja y en maíz, dado que con el grano fino buena parte de la oferta doméstica se distribuye entre el consumo interno y Brasil, "las mejoras externas están siendo beneficiosas y colaboran para que veamos un mercado más firme, tanto para nuevas operaciones, como para ponerle valor a la mercadería entregada a fijar".

En lo que va de julio el valor del trigo en la Bolsa de Chicago aumentó un 12,4%, al pasar de 180,05 a 202,37 dólares por tonelada. En Kansas, donde impacta de manera particular la actual cosecha de las variedades de invierno estadounidenses (aportan cerca del 70% de la oferta total de la producción de los Estados Unidos), la mejora fue del 5,5%, tras variar de 160,02 a 168,84 dólares. Y en el Matba Rofex, en el mismo período el contrato enero del cereal subió un 6%, de 164,60 a 174,50 dólares por tonelada.

Según el informe publicado ayer por la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agricultura de la Nación, hasta el 8 del actual la exportación compró 2.945.000 toneladas de trigo de la campaña 2020/2021, un 13,2% más que a igual momento de 2019. Del total adquirido, 889.900 toneladas fueron comercializadas bajo la modalidad "a fijar", es decir, sin un valor en firme.

Una fuente del sector comercial en el ámbito de la Bolsa de Comercio de Rosario contó a LA NACION que entre los vendedores mejoró el ánimo con las mejoras actuales, tras semanas con un mercado apagado entre ofertas de 160 a 165 dólares que nadie quería aceptar. "Y con la mejora también llegan las mayores exigencias, dado que quienes quieren entregar mercadería entre noviembre y diciembre reclaman 175 dólares por tonelada, un valor que los exportadores hoy solo convalidaron para las descargas muy tempranas, del 15 de octubre al 15 de noviembre", señaló.

La opción de cosechar y despachar es la más demandada por los productores que buscan evitar los costos que implican el almacenaje y la suma de fletes. El operador agregó que, además de los 173 dólares para enero, hoy los compradores también ofrecieron 175 dólares para las entregas en febrero y 177 dólares para marzo. "Los vendedores ahora están plantados en 175 dólares para noviembre/diciembre y en 180 dólares para marzo. En esos niveles particulares hay muchas órdenes de venta listas", aseguró.

Fundamentos y recomendaciones

Para Adrián Seltzer, operador y analista de la corredora Granar SA, hay algunos datos que indicarían que las alzas externas podrían prolongarse o, al menos, sostenerse. "Hoy el mercado ve que los rindes en el inicio de las cosechas de Rusia y de la Unión Europea están abajo de los niveles esperados y, en simultáneo, aparece China con interés por comprar trigo estadounidense", detalló.

Agregó que si la pandemia de Covid-19 logra ser controlada y ello permite una recuperación en la economía mundial, el mercado de granos será uno de los favorecidos. "La inyección de fondos por parte de los bancos Centrales en los diversos países para apuntalar sus economías internas puede tener en el mediano/largo plazo efecto alcista para los precios y el trigo no escaparía a esa tendencia", explicó.

En el nivel local, Seltzer advirtió que si bien la situación climática mejoró, "en algunas regiones de Córdoba la situación no es la ideal y algo de superficie podría quedar sin ser cubierta. Este punto no es menor ya que, en general, el productor de esas regiones no suele mantener stock de trigo y buena parte de la cosecha va directo al puerto".

Frente a la mejora actual y a un panorama externo que más allá del repunte es dinámico y puede cambiar, los especialistas recomiendan cubrir parte de la producción esperada con seguros de precios a través de las herramientas de los mercados de futuros y opciones.

"Dado un contexto macro global donde predomina la incertidumbre y frente a la perspectiva hacia fin de año de una mayor competencia por mercados de exportación hacia Asia producto de la recuperación productiva esperada en Australia tras su ausencia en los dos años anteriores por el efecto de la sequía, es recomendable aprovechar recorridos alcistas para tomar coberturas y asegurar rentabilidad. Podría ser vía un mix de ventas anticipadas y compra de puts en el Matba Rofex sobre enero, en valores de 163 o de 167 dólares, apuntando a primas de 4 o de 5 dólares, respectivamente. Así, se fija un piso y se mantiene latente la posibilidad de usufructuar alzas mayores si se dieran en el mercado", recomendó Olivero.

Para Seltzer, es necesario que el productor analice su estado actual, "en cuanto al esquema de costos; si el capital es propio o ajeno; si ya vendió algo o nada, entre otras variables, y en función de las respuestas sería coherente intentar diagramar un esquema de coberturas de precios para asegurar al menos el retorno de la inversión". Y coincidió con Olivero en cuanto a que el esquema comercial no solo debe limitarse a ventas forward, "sino que se debe incorporar el uso de opciones, tal la compra de un put enero de 163 dólares con primas que rondan los 4 dólares".

Por: Dante Rofi

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.