Rincón gaucho. Una leyenda anclada en la bahía de Samborombón