China inunda el mundo con acero barato

John W. Miller
Chuin-Wei Yap
Biman Mukherji
(0)
17 de marzo de 2015  

El enorme motor siderúrgico de China, decidido a no bajar de revoluciones pese al enfriamiento de la economía, está inundando el mundo de exportaciones baratas, haciendo que los productores en todo el mundo soliciten la protección de sus gobiernos ante la caída de los precios.

Desde la Unión Europea a Corea del Sur e India, el exceso de oferta del metal chino está trastocando los patrones comerciales y generando batallas territoriales entre siderúrgicas locales.

En Estados Unidos, el segundo consumidor mundial de acero, una nueva ola de despidos está renovando los llamados para que el gobierno imponga aranceles.

Las exportaciones de acero de China crecieron 63%, a 9,2 millones de toneladas, en enero frente a igual mes de 2014 y se encaminan a superar los 82,1 millones de toneladas despachadas el año pasado. Tal cifra representa un aumento de 59% frente a 2013 y fue la mayor cantidad de acero exportada por un país durante este siglo.

China produce la misma cantidad de acero que el resto del mundo combinado: más de cuatro veces el máximo de producción alcanzado por EE.UU. en los años 70. No obstante, conforme el crecimiento chino pierde fuerza, el acero que no consume termina en otros países.

El uso del acero en China creció apenas 1% en 2014 y la cifra caerá a 0,8% en 2015, según la Asociación Mundial del Acero. Las siderúrgicas chinas, sin embargo, no han bajado el ritmo. Su producción es apuntalada por el abaratamiento del mineral de hierro, el principal ingrediente para producir acero.

La negativa de las acererías a reducir la producción a pesar de la menor demanda es lo que irrita a las siderúrgicas del resto del mundo. La estatal Asociación del Hierro y el Acero de China en ocasiones previas ha calificado los esfuerzos por frenar exportaciones chinas de "proteccionistas", aunque ha alentado a los fabricantes chinos a reducir las exportaciones.

Presidentes ejecutivos de las principales siderúrgicas estadounidenses indicaron el jueves que comparecerán este mes ante el Congreso, una medida que según abogados de comercio es un preludio a la presentación de al menos una queja antidumping ante la Comisión de Comercio Internacional. El dumping, o vender en el exterior por debajo del costo de producción para ganar participación de mercado, es ilegal según las normas de la Organización Mundial del Comercio y se puede castigar con la imposición de aranceles.

Las exportaciones chinas a EE.UU., que aumentaron 40% en enero frente al mismo mes del año pasado, han deprimido aún más los precios, que ya sufrían el impacto de una caída en las perforaciones petroleras y, por ende, en la demanda de cañerías y tuberías de acero. El índice de referencia del acero laminado en caliente acumula un declive de 18% desde el 1 de enero, a US$492 la tonelada.

Los líderes de la industria siderúrgica de Europa se reunieron la semana pasada con la comisaria de comercio de la UE, Cecilia Malmström, para argumentar a favor de la imposición de aranceles, informó Robrecht Himpe, vicepresidente ejecutivo de ArcelorMittal Europe y presidente de Eurofer, un grupo europeo de lobby.

Tanto EE.UU. como la UE han impuesto aranceles sobre un puñado de productos de acero chinos, pero los fabricantes los catalogan de insuficientes y se lamentan de que lo que deben hacer para demostrar el perjuicio sufrido a raíz de las exportaciones chinas es demasiado complicado. "Tenemos que sangrar antes de conseguir un alivio", dice Debbie Shon, vicepresidenta de comercio internacional de U.S. Steel Corp. La empresa comenzó la semana pasada el despido de 614 empleados como parte de un proceso que paralizará temporalmente parte de su planta en Lorain, Ohio. U.S. Steel ha dejado inactivas seis plantas desde 2014.

La UE, por su parte, realiza seis investigaciones que podrían desembocar en la aplicación de aranceles sobre productos como tornillos y alambre de acero, indicó un vocero del bloque. Las exportaciones de acero de China a la UE ascendieron a 5 millones de toneladas en 2014, un alza de 49% frente a 2013.

A su vez, las siderúrgicas surcoreanas Hyundai Steel y Dongkuk Steel presentaron una propuesta para que se imponga un arancel antidumping de entre 18% y 33% sobre el acero chino.

La Comisión Antidumping de Australia investiga cerca de una decena de casos de supuesto dumping de productos de acero de países asiáticos, incluido China. El ministro de Industria, Ian Macfarlane, dijo que la acusación es que las siderúrgicas han estado realizando pequeñas alteraciones a productos de acero o enviándolos a través de un tercer país para eludir las leyes antidumping de Australia.

Los productores de acero estadounidenses alegan una práctica similar, al decir que China a menudo envía acero a Corea del Sur para procesarlo antes de que sea transportado a EE.UU.

Algunos productores temen que lo peor esté por venir. Muchas siderúrgicas chinas son estatales o tienen lazos cercanos con los gobiernos locales, señala Jiming Zou, analista de Moody’s Investors Service. Dado su rol importante como empleadores y proveedores de ingresos fiscales, es poco probable que los fabricantes de acero cierren o recorten la producción aunque arrojen pérdidas, asevera.

China no es el único país que afronta acusaciones de dumping. Quejas similares fueron realizadas contra productores japone-ses e indios, entre otros. No obstante, los fabricantes chinos, con sus grandes volúmenes de acero barato de bajo grado, son el principal blanco de las críticas.

—Rhiannon Hoyle contribuyó a este artículo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.