Citigroup hace su mea culpa por la crisis y pagará US$7.000 millones