Silvia Traverso: "La pandemia hizo acelerar el proceso de digitalización"

Silvia Traverso, directora general de Aduanas
Silvia Traverso, directora general de Aduanas Crédito: AFIP
Ana Belén Ehuletche
(0)
10 de febrero de 2021  • 18:49

A partir de distintas investigaciones realizadas en 2020, la Aduana identificó y denunció más de 2800 maniobras abusivas en operaciones de comercio exterior. Se trata de irregularidades que representan la pérdida de más de 330 millones de dólares. Además de contar con oficinas en espacios estratégicos del territorio nacional, pasos fronterizos, puertos y aeropuertos internacionales, el organismo cumple un rol central para la organización del Estado, no sólo por ejercer el control internacional de mercaderías, sino también porque contribuye al resguardo de intereses de seguridad nacional, economía, salud pública y medio ambiente a través de la aplicación de las normas correspondientes.

"En relación a las operaciones de exportaciones e importaciones "los aspectos más significativos tienen que ver con el control de la correcta clasificación arancelaria y valoración", afirma Silvia Traverso, directora General de Aduanas, organismo que emplea a 5.400 personas distribuidas en 63 aduanas, bajo la órbita de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En lo que va de 2021, luego de fijar valores de referencia -herramienta que permite detectar una posible subfacturación en las exportaciones- para cortes de carne vacuna, deshuesada y con hueso, la Aduana dio respuesta a un fuerte reclamo del sector que permitirá dinamizar las operaciones: la digitalización de la "carpeta rosa", la documentación que detalla los bienes que hay dentro de un contenedor cuando ingresa al país por la vía acuática.

- ¿Qué balance hace del primer año de gestión de la Aduana?

-Cuando iniciamos la gestión nos propusimos revitalizar áreas estratégicas en materia de control que habían sido desarticuladas. Nuestro objetivo es avanzar hacia un control inteligente de las operaciones de comercio exterior para evitar maniobras ilegales, proteger la industria nacional, el empleo y fomentar la exportación y la generación de valor agregado. Revitalizamos el área de valoración que es la que identifica las maniobras abusivas en el comercio exterior. De hecho, establecimos precios de referencia para la exportación de cortes de carne vacuna. A partir del análisis de distintos complejos productivos e industrias, comenzamos el año pasado a restablecer valores de referencia. Hasta ahora ya los hicimos para las exportaciones de arándanos, leche en polvo, cebolla, papa, pasas de uva y corvina.

-¿Cuál es el alcance de estas medidas?

-Cuando existe brecha cambiaria, aparecen incentivos para que surjan maniobras de sobrefacturación y subfacturación de operaciones de comercio exterior. La Aduana monitorea la situación desde diciembre de 2019. Al iniciar la gestión nos encontramos con la desarticulación de nuestras capacidades para fiscalizar y controlar. Por eso, reactivamos herramientas como los valores referenciales, que son fundamentales para poder detectar una posible subfacturación en las exportaciones. Con esas prácticas ilegales no sólo se erosionan los ingresos tributarios, tan importantes para luego ejecutar políticas públicas, sino que además suman tensiones sobre el mercado cambiario y se terminan traduciendo en competencia desleal para operadores que sí cumplen las normas

-¿La crisis sanitaria aceleró la digitalización de los procesos aduaneros?

-La irrupción de la pandemia del coronavirus puso en evidencia la relevancia de profundizar y acelerar el proceso de digitalización de trámites aduaneros. A lo largo del año pasado incrementamos en un 50% la cantidad de trámites digitalizados al sumar 21 procedimientos nuevos al Sistema Informático de Trámites Aduaneros (SITA). Entre otros, se logró digitalizar el trámite de categorización del Operador Económico Autorizado y en los vinculados a los depósitos fiscales, como el trámite de prefactibilidad, la habilitación, renovación, modificación y cancelación de predios fiscales, donde ahora se hace a través de expedientes electrónicos. Recientemente, dimos un paso estratégico al digitalizar el trámite de declaración que detalla los bienes de importación que llegan en contenedores por vía acuática y que es necesaria para desconsolidar la mercadería, algo que se conoce como "carpeta rosa".

-¿Qué beneficio representa para el importador?

-Avanzamos con varios procesos que habían quedado en anuncios con la intención de digitalizar los trámites. Hasta ahora, cuando una embarcación llegaba al puerto debía presentar la declaración, descargar la mercadería y recién ahí confirmaba la documentación contenida en esa carpeta, que debía hacerse en papel, con la información de qué trae el contenedor. Con las modificaciones, la situación cambiará ya que la presentación se puede hacer por sistema, proceso que hace más ágil y dinámico, y que hará ahorrar costos a los importadores debido a que se ganará tiempo y, de esa forma, destinarán menos recursos a pagar depósitos.

-Además de la interacción con entidades del Estado y la representación internacional de la Argentina en el Mercosur, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) y otros organismos internacionales. ¿Cómo es el trabajo con el sector privado?

-Es de constante intercambio con los auxiliares del comercio exterior y del servicio aduanero como los despachantes de aduana, las cámaras sectoriales, además de las que nuclean a los exportadores, importadores, a los agentes de transporte y, entre otros. A modo de ejemplo, en las últimas semanas avanzamos en un pedido de la industria automotriz, que reclamaba hace años la digitalización de un trámite que implicaba que tuvieran que presentar de manera presencial, en la Ciudad de Buenos Aires, determinada documentación. Se trabajó con estrecha colaboración con la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) y con la Asociación de Fabricantes (AFAC) y fue muy importante delinear esta digitalización acorde a las necesidades de ese sector.

-¿Cuáles son las expectativas para 2021?

- No hay que olvidar que 2020 fue un año muy particular en relación al comercio internacional, con una baja muy significativa a nivel mundial. Registramos 600 mil operaciones de importaciones y 450 mil de exportaciones, es decir, de destinaciones que se atendieron. La Aduana está preparada y el trabajo hecho en 2020, con todos los avances que mencioné, dejaron al organismo en una mejor posición.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.