Cómo aumentar el haber de una futura jubilación

Las opciones son los aportes a las AFJP y seguros de retiro
(0)
23 de octubre de 2000  

¿Quién no ha soñado alguna vez con la idea de un porvenir asegurado a la hora del retiro laboral? También es probable que ese sueño se haya esfumado en un instante ante el dato certero de la realidad.

Hoy, una jubilación promedio otorgada por el Estado ronda los $ 300, y $ 550 si es una jubilación privada.

Sin embargo, cumplir con ese deseo no es un fin imposible de alcanzar si se comienza a tiempo.

Cualquiera que sea el sistema previsional que un trabajador haya elegido (reparto -estatal- o capitalización) existen herramientas de ahorro para incrementar el futuro haber jubilatorio, ya sea contratando un seguro de retiro o por medio de aportes voluntarios a las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP), aunque a esta última opción sólo pueden acceder aquellas personas que optaron por el sistema de capitalización.

Ambos instrumentos cuentan, además, con ventajas impositivas. En los seguros de retiro se pueden deducir ganancias hasta por 1260 pesos por año, mientras que en los aportes voluntarios de las AFJP se lo puede hacer en su totalidad.

En los dos casos, es posible suspender los aportes y, sin perder lo acumulado en la cuenta, se sigue generando rendimiento.

En los aportes voluntarios no hay mínimos fijados. En el caso de los seguros de retiro, el mínimo aporte mensual es de 50 pesos.

Comparativamente si se deriva el mismo nivel de aporte, a igual rendimiento anual, los aportes voluntarios tienen un comportamiento levemente superior al de los seguros de retiro. No obstante, éstos tienen un atractivo extra: permiten una total disponibilidad del fondo durante la etapa activa del trabajador, mientras que los aportes a las AFJP no se pueden disfrutar hasta que se alcanza la etapa pasiva.

Otra ventaja que tienen los seguros de retiro es que por ley tienen una rentabilidad anual asegurada del 4%, a la vez que diversifican el ahorro.

Por ejemplo, un hombre de 22 años que gana $ 1500 tendrá una jubilación promedio de $ 672 si optó por el sistema de reparto y de unos $ 1435 si derivó sus aportes a una AFJP. Si paralelamente este hombre realiza todos los meses un aporte voluntario de $ 75 a su cuenta de capitalización, a un rendimiento anual del 5%, su haber crecerá en $ 738.

Es decir que tendrá una jubilación de $ 2173.

Si en cambio contrata un seguro de retiro y realiza un aporte mensual de $ 75, el rendimiento que tendrá esa cuenta 43 años después, a un 5 por ciento anual, será de $ 678 por mes.

Es decir que aumentará su haber jubilatorio a más del doble en el caso de estar en reparto, ya que cobrará unos $ 1350 por mes, y alcanzará los $ 2113 si está en una AFJP.

Para el caso de un hombre de 30 años que gana un salario mensual de $ 6000 recibirá, en el futuro, una jubilación de $ 1800 en el Estado y de unos $ 3900 si optó por el sistema de capitalización.

En este caso, si el individuo realiza un aporte voluntario mensual de $ 200 en su cuenta individual, su haber jubilatorio crecerá a $ 5130 en el caso de las AFJP y tendrá una renta mensual extra de $ 1193 con ese mismo aporte a una compañía de seguros de retiro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.