Cómo se gestó la salida de Isela Costantini al frente de la empresa

Diego Cabot
Diego Cabot LA NACION
Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez
(0)
21 de diciembre de 2016  • 18:07

En las últimas horas de la tarde de ayer hubo una reunión en el Ministerio de Transporte. Entonces, Isela Costantini, uno de los grandes nombres del Gobierno, se enteró de que transitaba las últimas horas frente a Aerolíneas Argentinas. Todo se precipitó hoy a la mañana.

La ex CEO de General Motors Argentina llegó con sus números a hablar con el ministro Guillermo Dietrich. Eran las 16 y la cita estaba agendada. Cuando salió de la oficina ya sabía que eran las últimas horas al frente de la empresa. Se habló del tema y el ministro le entregó sobre la mesa dos opciones. La primera fue la renuncia y la salida de la línea aérea; la segunda, que quede en un rol institucional importante dentro de la compañía. Finalmente, la propia Costantini optó por dar un paso al costado.

Por la mañana empezaron los llamados entre Aeroparque y el Gobierno. Se decidió que la salida se iba a comunicar desde el ministerio. La idea era que el comunicado sea la forma de dar aviso. Pero como casi todo lo que sucede en Aerolíneas Argentinas, la noticia traspasó las paredes de la empresa. A las 13.40 LA NACIÓN publicó la renuncia.

Luego llegó el comunicado y las “razones personales” sonaron como excusa. Pues nada más lejano a lo que sucedió en los últimos meses. Desde agosto, la relación entre Dietrich y la ejecutiva ya no era la misma que la del inicio de gestión. El ministro ya le había adelantado a Costantini que pretendía algunos resultados. Consideraba que no había una línea clara en algunos sectores determinantes como el comercial y el económico. Más aún frente a un año que inicia con la competencia de otras empresas a la vuelta de la esquina.

Mientras se esperaban estos resultados, llegó la negociación salarial. Finalmente, cerraron con todos los gremios. Eso sí, uno de ellos llegó a lograr una recomposición salarial que, sumados todos los conceptos que se entregaron, llegó a 49 por ciento.

Finalmente, el lunes pasado, se anunció la compra de 20 aviones en un acuerdo con Boeing. Entonces, empezaron las preguntas. ¿Para qué tantos aviones si los que están aún tienen capacidad de vuelo?

Crédito: Archivo

Internamente, Costantini también tenía algunos hombres cuestionados. Por un lado, Manuel Álvarez Trongé, un ejecutivo que, desde que asumió la ex CEO de General Motors, era vicepresidente de la empresa y no gozaba de la simpatía de varios, entre otros, de Dietrich. Cuentan en los pasillos que gran parte de la estrategia de la empresa pasaba por Costantini y Álvarez Trongé. Ambos dejaron sus cargos.

La negociación salarial, dura y mediática como pocas, se cobró una víctima hoy a la mañana. El director de Recursos Humanos, el ex Latam Daniel Maggi, también renunció. Los acuerdos que estampó en las paritarias no dejaron contentos a muchos en el Gobierno. En legales también habrá cambios.

Desde anoche que el nombre de Mario Dell'Acqua empezó a sonar como el elegido para conducir la empresa. Hoy a la mañana, el ex presidente de Intercargo llegó al edificio de Aerolíneas y allí permanece. “Será una transición ordenada, ya que ambos se conocen, trabajaron juntos varios temas y, además, comparten muchos de los gremios que están en las dos compañías estatales”, dijo una fuente oficial.

Fuente: Archivo

Costantini, que llegó como una de las grandes adquisiciones que el sector público le quitó al privado en aquel diciembre de traspaso de mando, puede mostrar algunos puntos de su gestión. Es verdad que redujo el déficit, pero una proporción grande que explica el cambio tiene que ver con los efectos de la devaluación en la contabilidad de la empresa y la baja en el precio del petróleo.

Luego sí inició una depuración de los procesos internos, mejoró la los sistemas internos y trató de entregar profesionalismo a la gestión. La empresa aún es dependiente de los fondos públicos, aunque menos que en épocas de Mariano Recalde, y el plan de negocios no parece del todo claro. Llegarán aviones pero los que están aún tienen capacidad de vuelo.

Estas semanas, Isela Costantini saldrá de vacaciones y vendrá un interinato del nuevo presidente. Luego se formalizará el traspaso y entonces sí, habrá terminado la gestión de una de las figuras más convocantes del Gobierno de Mauricio Macri, justamente una semana después que el propio Presidente la felicitara por su gestión.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.