Señal. Continuidad, la fórmula del Gobierno para calmar a Aerolíneas