Crece el apetito por las carteras incobrables de los bancos europeos

Emily Glazer
(0)
31 de marzo de 2014  

Las inversiones de los fondos de cobertura y de private equity están haciendo subir los precios de algunos activos en problemas en Europa, desatando un aumento de las ventas por parte de los bancos que buscan deshacerse de sus carteras de préstamos corporativos en situación irregular.

Tras la crisis de 2008, los bancos europeos se resistieron durante años a vender estos préstamos por temor a tener que registrar pérdidas enormes. Pero recientemente algunas instituciones han cambiado su postura a la par de un aumento de la demanda por esta clase de activos. Una razón que explica el cambio es una caída en las cesaciones de pagos y las bancarrotas en Estados Unidos., lo que ha dejado a los inversionistas de ese país con menos opciones para comprar deuda en problemas y venderla con las ganancias que permiten las reestructuraciones.

"Los precios han subido al extremo que algunos bancos buscan vender porque detectan precios de las transacciones que implican" una pérdida mucho menor para ciertos activos, indicó Ari Lefkovits, director ejecutivo de Lazard Ltd., quien se mudó a Londres en agosto de 2012 en parte por un repunte anticipado en la actividad de reestructuraciones en el Viejo Continente.

La tendencia beneficia al grupo de inversionistas en deuda en problemas que se instaló en Europa después de la crisis financiera con la esperanza de aprovechar los precios de liquidación, pero halló escasas oportunidades.

El problema es que el repunte en los precios de los préstamos que sirve como carnada para que los bancos se desprendan de sus carteras de activos en aprietos reducirá las ganancias y los márgenes de los inversionistas.

Centerbridge Partners LP, Oaktree Capital Management LP y Apollo Global Management LLC han estado comprando activamente deuda con problemas de bancos europeos, indicaron fuentes al tanto. Estas empresas, algunas de las cuales recaudaron grandes montos para invertir en fondos especializados en deuda en problemas, a menudo acumulan posiciones que les otorgan un control significativo en una reestructuración.

Los bancos europeos tenían unos US$1,4 billones (millones de millones) en préstamos vencidos en sus libros en 2013, contra los US$715.000 millones de 2008, según PricewaterhouseCoopers. Los bancos vendieron US$90.500 millones en deuda con problemas en 2013, frente a US$64.000 millones en 2012, un aumento de más de 40%, según un reciente informe de PwC.

La entidad sueca Nordea Bank AB vendió hace poco un bloque de deuda de unos US$200 millones de Eitzen Chemical por unos 80 centavos por dólar, según personas al tanto. Angelo, Gordon & Co. y Goldman Sachs Group Inc. compraron parte de la deuda, precisaron las fuentes.

Bancos europeos han vendido en las últimas semanas deuda del operador de restaurantes Tragus Group a un grupo de inversionistas entre los que figuraban Apollo, el minorista francés Vivarte SA y Oaktree, entre otros, así como de la firma de gestión de residuos PHS Wastemanagement a empresas como Centerbridge y Oaktree, en algunos casos por más de 75 centavos por dólar, indicaron personas al tanto.

Los inversionistas en deuda con problemas, que le compran a bancos y tenedores de bonos deuda vencida al precio más bajo posible, suelen pagar menos de 80 centavos por dólar. Después de comprar la deuda, a veces por apenas unos centavos por dólar, los inversionistas presionan por reestructuraciones que les generarán un pago más alto cuando los acreedores antiguos reciban su dinero.

Los pedidos de bancarrota comerciales en EE.UU. cayeron 24% en 2012, según Epiq Systems Inc. Y la reducción de las bancarrotas y las cesaciones de pago en EE.UU. es una de las causas del aumento en los precios de estos activos en Europa, señalan algunas fuentes.

Los mayores precios por estas carteras significan márgenes más reducidos, pero algunos inversionistas en este tipo de deuda consideran que pequeñas ganancias sobre grandes bloques de deuda incumplida es un buen negocio. Otros compran la deuda en un intento por, en última instancia, asumir el control de las empresas.

Los bancos europeos están bajo presión para deshacerse de carteras incobrables en momentos en que el Banco Central Europeo lleva a cabo una revisión de la calidad de sus activos. Se prevé que anuncien los resultados antes de fin de año y eso ha estado haciendo que algunos bancos aceleren las ventas.

El italiano UniCredit SpA provisionó hace poco unos US$12.900 millones para cubrir préstamos incobrables en el cuarto trimestre, más del doble de lo que destinó un año antes. El saneamiento de sus finanzas produjo una de las mayores pérdidas en la historia de la banca europea, pero los accionistas acogieron con beneplácito la decisión de desprenderse de la deuda con problemas.

Royal Bank of Scotland Group PLC anunció en noviembre la formación de un "banco malo" interno que liberaría hasta US$18.000 millones de capital. Este vehículo incluye un portafolio de deuda de una empresa naviera que ya comenzó a vender, indicaron fuentes cercanas.

De todos modos, no todos los bancos europeos buscan vender sus carteras incobrables.

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Société Générale, Crédit Agricole CIB y Banco Espírito Santo siguen siendo mayormente renuentes a deshacerse de préstamos incumplidos que tienen mejores perspectivas a largo plazo y pueden ser refinanciados o extendidos, indicaron asesores de reestructuración e inversionistas en deuda con problemas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.