De la cerveza al vino. Quilmes compra una bodega para competir con los Bemberg

Ticinese: "A pesar del contexto económico, tomamos riesgos y apostamos invertir"
Ticinese: "A pesar del contexto económico, tomamos riesgos y apostamos invertir" Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Alfredo Sainz
(0)
17 de febrero de 2020  • 16:43

El mayor fabricante de cerveza de la Argentina y el mundo desembarcó en el negocio del vino. El grupo AB InBev, dueño de Quilmes, Budweiser, Brahma y Stella Artois, anunció la compra de la bodega mendocina Dante Robino, con la mira puesta en presentarle batalla a los Bemberg (los fundadores de Quilmes) que hoy son los líderes del mercado del vino con el grupo Peñaflor.

La operación incluye el traspaso de los viñedos de Perdriel (Mendoza), las marcas Dante Robino, Capriccio, Novecento y Atelier y el 100% de las acciones de Dante Robino, que estaban en manos de la familia Squassini, los descendientes de la centenaria bodega mendocina (este año Robino cumple cien años).

"A pesar del duro contexto económico del país y de afrontar dos años de significativa caída de volumen en nuestro negocio, nosotros no especulamos, sino que tomamos riesgos y apostamos a invertir, a producir y a generar empleo de calidad" ,señaló Martín Ticinese, presidente de Cervecería y Maltería Quilmes.

Dante Robino es una empresa mediana en un negocio como el del vino, que se encuentra fuertemente atomizado. El mercado tiene un líder claramente consolidado (el grupo Peñaflor, que tiene una docena de bodegas y controla cerca del 25% de las ventas en el mercado interno) y centenares de jugadores más pequeños. Robino hoy controla el 1% del negocio y el objetivo de sus nuevos dueños es aprovechar la estructura comercial y logística de Quilmes para crecer.

"El vino y la cerveza son categorías complementarias. Más de la mitad de las comidas de los argentinos se hacen tomando una de las dos bebidas y creemos que, como pasó con las cervezas artesanales, el ingreso de un nuevo jugador en el mercado va a servir para potenciar a todo el negocio", señaló Ticinese.

Quilmes ya había dado un paso preliminar en el rubro vitivinícola hace unos meses con el lanzamiento de dos botellas para consumo individual, bajo la marca Roots. En este caso, los vinos son elaborados por el grupo suizo Origin Wines, dueño de la bodega Finca La Anita. Y hace unos meses sumó una línea de vino en lata, con la marca Blasfemia.

AB InBev es la mayor fabricante mundial de cerveza, con una cuota del mercado mundial próxima al 25%. Su portafolio de marcas incluye a Budweiser, Corona Extra, Stella Artois, Brahma y Becks. En la Argentina, su principal activo es Cervecería y Maltería Quilmes, la empresa fundada por la familia Bemberg, que en 2006 se vendió a la brasileña Brahma en US$1200 millones. Brahma, a su vez, fue comprada por la belga Stella Artois que se terminó fusionando con la norteamericana Budweiser.

Por su parte, la familia Bemberg, tras la venta de Quilmes en 2010, decidió volver al negocio de las bebidas con alcohol a través de la compra de la bodega Peñaflor, que estaba en manos del fondo de inversión DLJ. Esta primera operación fue el puntapié inicial para el crecimiento de la familia en el nuevo negocio. Hoy el grupo Peñaflor es la empresa vitivinícola líder de la Argentina y uno de los diez mayores jugadores el mundo del vino.

Con exportaciones anuales por U$S180 millones y presencia en más de 95 países, el grupo Peñaflor logró posicionarse como el principal exportador de vino embotellado del país y el productor Nº 1 de Malbec del mundo. Posee más de 3400 hectáreas productivas de viñedos en las principales zonas vitivinícolas de la Argentina y emplea a más de 2300 personas. Las principales bodegas exportadoras de grupo son Trapiche, Finca Las Moras, El Esteco, Mascota Vineyards y Navarro Correas.

En Quilmes no quieren hablar de un competidor en particular, aunque en el mercado bodeguero el desembarco de la multinacional de la cerveza es vista como el primer paso en una batalla entre AB InBev y los ex dueños de la marca de cerveza: la familia Bemberg. "En todas las categorías en la que entramos es para competir y crear valor. Y nuestro objetivo en el vino es ser un jugador relevante y duplicar o triplicar el tamaño de Robino en un plazo de dos años", aseguró Ticinese.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.