Para De Mendiguren, el país no está blindado del impacto de la crisis