Del consultorio a las aulas

Aufiero dicta clases de economía de la salud en la Universidad del Salvador
(0)
23 de diciembre de 2001  

  • Jorge Félix Aufiero es argentino, está casado y tiene tres hijos: Martín, que es abogado; María, que es psicóloga y le dio un nieto, Manuel, y Sofía, que tiene 16 años.
  • De su esposa, Mónica, dice que es su sostén. "Realmente convivir con un ritmo de vida tan ajetreado como el mío no es fácil...", dice. Y confiesa que no trabaja menos de 12 horas por día.
  • Cuenta que quien definió su vocación fue el padre de un compañero de la secundaria. "Era el doctor José María Leston, que además de un gran médico fue para mí un orientador, diría que mi segundo padre -recuerda-. Pasábamos las Navidades juntos, y como era director del hospital Muñiz siempre tenía que darse una vuelta y yo lo acompañaba."
  • Aufiero estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires e hizo su residencia en ginecología. En la UBA también inició su carrera docente.
  • Cerca de los 40, y cuando Medicus empezó a crecer, decidió especializarse en economía de la salud. "Es que el voluntarismo ya no alcanzaba". Hizo cursos de planificación de políticas de salud en la Universidad de Harvard y en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).
  • Completó su formación trabajando en la National Capital Medical Foundation ("que audita al equivalente del Pami en EE.UU.") y Blue Cross Blue Shield.
  • De regreso a Buenos Aires, notó la falta de cursos de posgrado en economía de la salud y formó la primera cátedra en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).
  • Hoy es profesor titular de esa materia en la Universidad del Salvador y está al frente del hospital universitario de la institución, que se está construyendo en Pilar.
  • Aufiero se declara fanático de los deportes. "Nunca fui bueno en nada. Pero soy un voluntarista jugador de tenis, y me encanta el fútbol, el rugby y el basquet."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.