Deuda: el día que puede empezar a definirse el futuro

El ministro Martín Guzmán develó ayer el intercambio de información que mantuvo con los bonistas
El ministro Martín Guzmán develó ayer el intercambio de información que mantuvo con los bonistas Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
5 de mayo de 2020  • 19:41

Desde que el 22 de abril pasado el Ministerio de Economía anunció que no pagaría el vencimiento por los intereses de tres bonos por US$503 millones, comenzó a correr el reloj para llegar a una definición en el proceso de reestructuración de la deuda. El Gobierno estableció como plazo este viernes 8 para que los bonistas decidan si aceptan o no la propuesta que presentó el ministro Martín Guzmán, pero en el mercado dan por descontado que las negociaciones continuarán hasta el 22 de este mes, cuando vence el periodo de gracia que tiene el país para pagar sus compromisos o entrar en default.

Es más, si llegado el 22 de mayo, el gobierno argentino y los acreedores no llegan a un acuerdo, el país podría pagar sus compromisos de US$503 millones y las negociaciones se extenderían hasta el 28 de junio, cuando se produzca el próximo vencimiento de intereses.

Hasta ahora, la oferta que realizó la Argentina -que incluye tres años sin desembolsar pagos, quita de 62% en los intereses y de 5,4% en el capital- fue rechazada por los tres principales grupos de acreedores en dos comunicados que hicieron públicos.

El Ministerio de Economía, si bien indicó que "está decepcionado" con la posición de los bonistas, abrió el juego ayer al decir que, "si los tenedores de bonos tienen un enfoque diferente, deberían presentar una propuesta específica".

Y agregó: "El gobierno argentino permanece dispuesto a escuchar y tratar de encontrar un denominador común. Pero cualquier propuesta debe pasar primero la prueba del sentido común".

Los vencimientos que tiene el país este año en deuda bajo legislación extranjera (la que se está negociando ahora) son bajos, en comparación con los compromisos en dólares que tiene por bonos bajo ley local, y que ya postergó para el año que viene mediante un decreto. En total, son US$4500 millones que el Gobierno debería desembolsar en lo que resta del año.

Estos dólares, de hecho, serían aproximadamente los que se ahorraría el país por la imposibilidad de que los argentinos hagan turismo en el exterior. Según el economista Emmanuel Alvarez Agis, director de la consultora PxQ, la caída del turismo emisivo le agregaría a la economía argentina US$4000 millones.

Por lo tanto, varios economistas, como Miguel Kiguel y Eduardo Levy Yeyati, recomiendan dejar la negociación de la deuda bajo legislación internacional para el año próximo, ya que en medio de la pandemia es difícil estimar variables claves como la recaudación y la caída del PBI, que determinarán la posibilidad de repago que tendrá la Argentina.

En caso contrario, si el país entra en default, esto generará una salida más lenta de la recesión, ya que el mercado de crédito continuará cerrado también para las empresas y limitará el acceso a préstamos para poder financiar las inversiones necesarias para reactivar la economía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.