Con tregua en los mercados y dólar planchado, el BCRA frena la suba de tasas

Fuente: Reuters - Crédito: Agustín Marcarian
El regreso de la liquidez desde hace tres días le permitió dejarla en 85,80% anual, aunque es su mayor nivel desde julio de 2002
Javier Blanco
(0)
6 de septiembre de 2019  

Con un dólar estabilizado, tras la imposición de restricciones a la gran demanda, y los mercados saliendo del pánico, el Banco Central (BCRA) se animó ayer a dejar en pausa el proceso de ajustes al alza que había vuelto a validar en la tasa de interés de referencia, que llevó esa variable hasta el 85,8% anual promedio, el mayor nivel en algo más de 17 años (fue del 108% en julio de 2002).

Fue en una jornada en la que, además, la entidad no debió usar reservas para asegurar que el dólar operara casi sin variaciones, y en la que los activos argentinos (que habían dado anteayer la primera señal de rebote) volvieron a cotizar con mejoras por "compras de oportunidad de fondos e inversores que apuestan a que el castigo que sufrieron podría haber sido excesivo, incluso en el actual ambiente de incertidumbre", explicó el analista Gustavo Ber.

Esto quedó reflejado, por caso, en dos bajas sucesivas que hicieron caer el riesgo país de casi 2600 a 2188 puntos, aunque sigue por las nubes.

El BCRA había comenzado a validar alzas en las tasas tras los resultados de las PASO e insistió con esa receta al notar la mala reacción del mercado al plan oficial de "reperfilamiento" de la deuda de corto plazo.

Su intención fue buscar que los bancos mejoren los rendimientos de los plazos fijos (algunos ya ofrecen tasas del 60% anual), dado que la mayor parte de las renovaciones de esos depósitos se hacen a comienzos de mes, para evitar desarmes que alimenten la demanda de dólares. A su vez, intentaba recuperar algún control del plan monetario, que resultó desbordado y tiene sus metas en revisión, como admitió el presidente de la entidad, Guido Sandleris, días atrás.

Pero no funcionó, como suele ocurrir, en los días aciagos y obligó al BCRA a dejar en la calle unos $365.000 millones que estaban invertidos en Letras de Liquidez (Leliq) en apenas cuatro ruedas, pesos que en algunos casos los bancos usaron para atender desarmes de plazos fijos por $70.000 millones entre el miércoles 28 de agosto y el lunes pasado.

Pero ahora la entidad lleva tres ruedas absorbiendo pesos (quitó de la calle $96.200 millones en ese lapso), lo que también logró ayer y sin necesidad de subir la tasa. "Desde el martes, con tasa más o menos estable, la liquidez le vuelve. Mejora la dinámica", observó ayer el economista Gabriel Caamaño, de Estudio Ledesma.

La jornada confirmó que, con la reducción forzada en la demanda de dólares, el BCRA recupera espacio para tener bajo control el tipo de cambio y mostró, incluso, que pudo hacerlo sin invertir reservas en ello, lo que no había logrado en los últimos dos días. Eso, y un menor retiro de depósitos en dólares de los bancos, le permitió además aminorar el ritmo de caída de las reservas, que tras caer a razón de US$1000 millones durante varias jornadas, ayer bajaron US$371 millones (quedaron en 51.373 millones).

El billete cerró a un promedio de $56,04 y $58,21 para venta mayorista y minorista, precios que suponen alzas de 2 y 15 centavos en cada caso, pero que lo confirman estabilizado desde el lunes. "Al haber corrido de la cancha a empresas y grandes inversores, el BCRA ganó poder para controlar la divisa", explicó el analista financiero Cristhian Buteler.

Ese mercado más chico queda reflejado en un volumen de contado que promedió los US$420 millones en las últimas tres ruedas, monto 70% inferior al que se operaba usualmente antes de las últimas medidas.

La jornada dejó además una nueva baja en el retiro de depósitos, según un relevamiento entre bancos. "La gente se tranquilizó al ver que sus dólares estaban", afirman. La caída de depósitos en dólares se activó tras el resultado de las PASO y se dinamizó por el temor generado por las últimas medidas.

El stock de depósitos privados, que había alcanzado US$32.500 millones, cayó hasta los 24.982 millones "por retiros de cuentas por US$5478 millones realizados por minoristas y de US$1145 millones por mayoristas al último martes, mientras otros 1014 millones salieron de plazos fijos", apuntó el analista Federico Cohen.

Para atender parte de esos retiros, los bancos apuraron el recupero de casi US$800 millones de dólares en préstamos concedidos a exportadores en ese mismo lapso, con lo que las empresas perdieron otra fuente de financiamiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.