Dólar "cabeza chiquita". La experiencia de los argentinos que tuvieron problemas

Los papeles con la figura de Franklin más pequeña se aceptan en el mercado blue, pero a un precio hasta $5 menor; lo mismo sucede en varios comercios alrededor del mundo aunque en Estados Unidos son de circulación legal
Los papeles con la figura de Franklin más pequeña se aceptan en el mercado blue, pero a un precio hasta $5 menor; lo mismo sucede en varios comercios alrededor del mundo aunque en Estados Unidos son de circulación legal
Sofía Terrile
(0)
15 de enero de 2020  • 10:25

La Argentina no es el único país del mundo en el que la serie vigente más antigua del billete de 100 dólares no se toma a su valor completo-en el caso del intercambio informal en el mercado blue- o se rechaza en algunos comercios. Quienes viajaron por América Latina, Asia y África se encontraron con situaciones en los que llevar las unidades que tenían guardados abajo del colchón hace mucho tiempo no fue la mejor idea, aunque sean de circulación legal en el país que los emite.

El sudeste asiático, un destino que se puso de moda en los últimos años, es una de las zonas del mundo donde más rechazo generan los dólares "cabeza chiquita", aquellos papeles de US$100 con la imagen más pequeña de Benjamin Franklin emitidos entre 1914 y 1996 (y que son de circulación legal en Estados Unidos).

Diego Y. viajó a Tailandia, quiso pagar en el supermercado con uno de esos billetes, pero no se los aceptaron. ¿La excusa? Que son "billetes antiguos". Como desconocía la ley de este país, prefirió no discutir con sus interlocutores. Supuso que si se dirigía al banco a intentar cambiar sus billetes, iban a aceptarlos, porque sabía que eran de circulación legal. Allí se los cambiaron por otros nuevos. Cuando viajó nuevamente a Asia, prefirió llevar los billetes nuevos.

En Tailandia, un destino muy elegido por los argentinos en los últimos años, es difícil que acepten estos billetes en casas de cambio y comercios
En Tailandia, un destino muy elegido por los argentinos en los últimos años, es difícil que acepten estos billetes en casas de cambio y comercios Crédito: Shutterstock.com

Lo mismo le sucedió a Agostina C.: en Bangkok le fue imposible encontrar una casa de cambio que le tomara sus billetes "cabeza chiquita". "Es viejo, no se acepta", le decían en inglés, con algunas dificultades de comunicación. Como no sabía que eran billetes de curso legal, no discutía. En las islas de Tailandia, como Ko Tao, la situación fue otra: los aceptaban, pero a un menor precio. Terminó pidiendo plata prestada porque no le alcanzó hacia el final de su viaje. "Si sabía de antemano, no llevaba estos billetes", admite, resignada.

El caso más cercano es Brasil. Un grupo de periodistas que se fue a cubrir la Copa América en Brasil el año pasado se encontró con que en todas las ciudades había problemas con los billetes viejos. "En algunos lugares no los aceptaban y en las casas de cambio, indefectiblemente, nos lo cambiaban a un 20% menos aproximadamente", narra uno de ellos. "Nos decían que esos billetes viejos ya no circulaban allá", agrega.

En Senegal, Nelson R. vio cómo ninguna casa de cambio le aceptaba sus billetes "cabeza chiquita". La desesperación creció cuando tampoco pudo llevarlos a un banco. "Me tuve que tomar un taxi, sin saber si lo podría pagar, hasta la casa de un estadounidense que me los cambió porque vio mi cara de desesperado", recuerda.

En Brasil, un grupo de periodistas se encontró con inconvenientes para cambiar sus dólares "cabeza chiquita"; los vendedores de casas de cambio alegaban que es una serie que ya no circula allí
En Brasil, un grupo de periodistas se encontró con inconvenientes para cambiar sus dólares "cabeza chiquita"; los vendedores de casas de cambio alegaban que es una serie que ya no circula allí

Los "arbolitos" argentinos no son los únicos que toman esta serie a un menor valor. Nicolás M. trabaja en el rubro inmobiliario y dice que ni vendedores ni propietarios que tienen la renta en dólares quieren tomar los "cabeza chiquita", ni en este contexto en el que es difícil vender.

Cuando Delia F. y su novio se estaban por comprar su primer departamento el año pasado, en medio de la crisis y con sus ahorros de toda la vida, el vendedor de la unidad no quería aceptar los "viejos". Negociaron cambiar una parte de ese dinero ellos mismos, y que de la otra parte se hiciera cargo quien los recibía.

Para hacer el cambio de los billetes "cabeza chiquita" primero recurrieron al banco: se dieron cuenta de que si depositaban algunos en su caja de ahorro, luego cuando retiraban esa misma suma se encontraban con unidades nuevas. Con otra parte fueron al mercado blue y negociaron una quita menor a los $5 que piden algunas cuevas en la calle Florida.

"Discutimos y terminamos arreglando un mejor precio -explica-. Todo el mundo sabe que no es plata falsa y que no tiene ningún defecto, solo se quieren ahorrar un trámite extra que podría acarrerar, pero si vas con un determinado monto de dinero termina primando la razón y terminás casi equiparando el precio final: la moraleja es que no se dejen chantajear".

¿Sirven los dólares "cabeza chiquita"?

Los billetes con la figura de Franklin más pequeña son de circulación legal en Estados Unidos. En la página web de la Reserva Federal (Fed), la entidad monetaria central estadounidense, se aclara que no hace falta cambiar los billetes con viejos diseños cuando los nuevos entran en circulación. "Toda la moneda estadounidense es legal, sin importar cuándo fue emitida", se lee.

La Reserva Federal confirma en su sitio web que toda la moneda estadounidense es legal, sin importar cuándo fue emitida
La Reserva Federal confirma en su sitio web que toda la moneda estadounidense es legal, sin importar cuándo fue emitida Crédito: Gentileza

Además, el organismo explica que los rediseños sirven para reducir las posibilidades de falsificación. "La Reserva Federal, junto con nuestros socios en el Departamento del Tesoro y su oficina de Grabado e Impresión, y el Servicio Secreto de los Estados Unidos monitorean continuamente las amenazas de falsificación para cada denominación de moneda estadounidense y toman decisiones de resideño basadas en estas amenazas", detalla la web.

Además de la "paranoia" colectiva por la que muchos comercios en el exterior -y muchos compradores- no aceptan esos billetes, la de la mayor facilidad para la falsificación es la excusa que a veces dan los "arbolitos" de la calle Florida: dicen que es más difícil reconocer los verdaderos y los falsos, porque las series de hace unos 40 años no tenían fajas de seguridad, un elemento que ayudó en las series posteriores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.