Presupuesto personal: cómo conocer y ordenar mejor los gastos

Santiago Bulat
Santiago Bulat PARA LA NACION
Organizarse y planificar son dos de las claves para tener una economía sana
Organizarse y planificar son dos de las claves para tener una economía sana
(0)
15 de septiembre de 2019  

1 Organizarse

En primer lugar, debemos definir a una economía sana como aquella en la cual nuestros ingresos no son en todo momento superados por nuestros egresos. Que los gastos sean mayores es algo que puede ocurrir (y ocurre) en ciertas oportunidades, pero deberían ser las menos. O puede suceder que esos egresos nos brinden una rentabilidad a futuro, una mayor cantidad de dinero -si lo que hicimos fue una inversión- o una simple satisfacción personal.

2 Tipos de finanzas

Para conocer nuestras finanzas, el primer paso que podemos dar es concentrarnos en entender cómo gastamos. Podríamos encasillar los egresos de dinero según dos criterios. Por un lado están los gastos fijos, aquellos que se repiten mes a mes y de los que no podemos escapar (alquiler, expensas, estudios, impuestos, salud, seguros, transporte, etcétera) y que dependerán de las necesidades y estilos de vida de cada familia o individuo. En segundo lugar están los gastos variables (cuotas de un préstamo, electrodomésticos, salidas, viajes, etcétera), que también dependerán de la situación personal, las propias necesidades o deseos y, probablemente, de cómo le esté yendo al país económicamente.

3 Gastos hormiga

Definimos a los gastos variables como los que fluctúan: no siempre son iguales ni tienen las mismas características. Pero vale la pena descomponer este concepto. Dentro de los gastos variables encontramos los extraordinarios y los "hormiga". Los extraordinarios, como lo dice su palabra, le escapan a nuestra cotidianidad y probablemente son atribuibles a factores o hechos no previsibles, como la rotura de un artefacto de nuestra casa (para eso sirve el ahorro, pero ese será el tema de una próxima columna). Y también existen los gastos "hormiga", aquellos que no consideramos grandes en el día a día, pero que, sumados, sí terminan siéndolo. Un claro ejemplo puede ser el almuerzo en horario laboral o el café que me compro a la mañana porque llego tarde. Quizás esos $150 del almuerzo o esos $70 del "cafecito" no parezcan demasiado en el día, pero a la hora de revisar mis cuentas mensuales podremos darnos cuenta de que significaron casi $3500 y $1500 por mes, o $45.000 y $20.000 anuales, respectivamente (sin considerar la inflación que nos atañe).

4 Planificación

Armar una estructura de ingresos y gastos que nos permita comprender en qué, con qué frecuencia, de qué forma y qué montos gastamos, nos permitirá tomar conciencia de cómo estamos haciéndolo y si efectivamente vale la pena desembolsar el dinero que ganamos con nuestro trabajo de la manera en que lo hacemos. Probablemente, una vez realizado el trabajo, esa estructura ya quede como una base para darle continuidad a un seguimiento de nuestros egresos, y de esa manera determinar si hay gastos variables que ya se han transformado en fijos, y en caso de que eso haya ocurrido, ver cómo podemos mejorarlo. Obviamente que del otro lado sucederá lo mismo con nuestros ingresos. Pese a que estos tienden a ser fijos (dependiendo de la situación de cada uno), con actualizaciones semestrales o anuales por la inflación, tener un registro histórico de cuánto dinero nos ingresa y de qué manera, también será importante para entender qué gastos podemos proyectar y si estamos o no en tiempos de darnos gustos personales.

5 Déficit

En la Argentina tener déficit (gastar por encima de lo que ingresa) está mal visto. Pero puede ser que no necesariamente esté mal. Tanto a nivel país como a nivel personal, la proyección de gastos debe tener alguna contraprestación en términos de ingresos. ¿Está mal endeudarse para comprar algo? No, siempre y cuando sepamos que ese endeudamiento satisface alguna necesidad del momento y que seremos capaces de repagarlo en algún momento. Ordenarnos nos permitirá entender si vale la pena o no vale la pena asumir la deuda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.