El alto desempleo sigue siendo un dolor de cabeza para la Fed