El escándalo en Petrobras aumenta la presión sobre la presidenta ejecutiva