El FMI "seguirá al lado" de la Argentina y evalúa "el impacto" del plan oficial

El vocero principal del FMI, Gerry Rice
El vocero principal del FMI, Gerry Rice Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
29 de agosto de 2019  • 01:27

WASHINGTON.- Alejandro Werner y Roberto Cardarelli, los dos principales funcionarios para la Argentina del Fondo Monetario Internacional ( FMI), regresaron a Washington tras una visita turbulenta que dejó varios interrogantes y temas pendientes. Y solo una señal formal de apoyo: mantener el "estrecho contacto" con el Gobierno y seguir "al lado de la Argentina en estos momentos desafiantes".

Luego de que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunciara que el Gobierno buscará "reperfilar" los vencimientos de la deuda y abrir un diálogo con el Fondo para modificar la devolución del préstamo vigente por US$56.300 millones, el vocero principal del FMI, Gerry Rice, emitió un comunicado teñido de cautela. El staff "está en proceso" de analizar las medidas, y evaluar su impacto, indicó.

"El personal entiende que las autoridades han tomado estos pasos importantes para hacer frente a las necesidades de liquidez y para salvaguardar las reservas", afirmó Rice. "El personal permanecerá en estrecho contacto con las autoridades en el período en adelante y el Fondo seguirá al lado de la Argentina en estos momentos desafiantes", cerró.

La misión del FMI llegó para "analizar" el impacto de las primarias presidenciales sobre la economía y los últimos planes del gobierno nacional, y se fue del país con más medidas para analizar, sin dejar certezas sobre qué ocurrirá con la próxima revisión del acuerdo stand-by, de la cual depende el próximo giro de US$5400 millones, un desembolso crucial para la estabilidad de la economía en la recta final a la elección presidencial y el 10 de diciembre.

La visita del Fondo quedó signada por la política. La primera reunión de Werner y Cardarelli con Lacunza y su equipo coincidió con la marcha del 24A en apoyo al presidente Mauricio Macri. Ambos funcionarios tenían previsto reunirse con asesores económicos de Alberto Fernández, pero terminaron viendo al propio Fernández, quien sacó un duro comunicado culpando al organismo y al Gobierno de una "catástrofe social". Después, el Fondo desmintió "categóricamente" y de manera oficial haber hablado de un "vacío de poder", como dijeron off the record desde el Frente de Todos.

Un informe de Daniel Kerner, de Eurasia Group, remarcó que los "factores políticos" continuarán complicando la negociación con el Fondo. "El FMI está en una situación difícil", indicó Werner, quien especuló con un nuevo retoque al programa: que el Fondo gire los 5400 millones de dólares, pero con restricciones para preservar reservas.

El gobierno de Donald Trump, que brindó un respaldo crucial a la Argentina ante el Fondo, se movió con prudencia y en silencio luego de las primarias. Ayer, ante una consulta de LA NACION, el Departamento de Estado brindó la primera señal: dijo que espera continuar con la "sólida asociación" con la Argentina "sea cual sea el candidato que el pueblo argentino elija como su próximo presidente".

"Estados Unidos espera continuar nuestra sólida asociación con el pueblo argentino y su liderazgo electo, sea cual sea el candidato que el pueblo argentino elija como su próximo presidente", indicó un vocero del Departamento de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, ante la consulta.

"Nuestro compromiso mutuo de promover la seguridad, la democracia, la prosperidad económica y los derechos humanos continuará guiando nuestra política y relación", afirmó.

En Wall Street y en Washington, inversores analistas, diplomáticos y funcionarios ya llevan la mirada más allá del 10 de diciembre, e intentan dilucidar cómo será el futuro de la relación bilateral en un eventual gobierno de Fernández, a quien muchos ven fortalecido y con un pie en la Casa Rosada. Aquí persiste, aún, un muy mal recuerdo del kirchnerismo.

Una de las visiones recogidas es que, incluso dentro del gobierno de Trump, se distingue a Alberto Fernández y al peronismo del kirchnerismo, que aquí quedó atado al populismo, a roces diplomáticos y a Venezuela. Esta visión se recuesta en los mensajes moderados que han ofrecido el candidato presidencial y su entorno en el Frente de Todos, y anticipa una continuidad, aunque con matices y menos sintonía.

Pero hay quienes desconfían de la moderación que ha mostrado Alberto Fernández. "No veo yo, por lo menos, en los diversos análisis, que nadie se esté haciendo ilusiones de que Alberto Fernández vaya a tener posiciones más moderadas en materia económica o institucional que las que hubo bajo los gobiernos de los Kirchner", dijo Juan Carlos Hidalgo, del Instituto Cato, un centro de estudios libertarios.

"Los mercados parece que no le están dando el beneficio de la duda", dijo, sobre las muestras de moderación del Frente de Todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.