El hombre que lo perdió todo: la crónica detrás del primer ganador del Prode