Sensación térmica. El puchero de gallina del populismo kirchnerista