El riesgo país llegó a 806 puntos, récord del gobierno de Macri

El indicador está afectado por la volatilidad en los mercados internacionales, la suba de la tasa de la Fed, la incertidumbre política por las elecciones de 2019 y el peso de la deuda; dudas por el acceso al crédito a partir de 2020
El indicador está afectado por la volatilidad en los mercados internacionales, la suba de la tasa de la Fed, la incertidumbre política por las elecciones de 2019 y el peso de la deuda; dudas por el acceso al crédito a partir de 2020 Fuente: Archivo
Esteban Lafuente
Sofía Terrile
(0)
21 de diciembre de 2018  

La Argentina tiene fiebre alta: más específicamente, de 806 puntos básicos de riesgo país, el nivel al que cerró ayer, el más alto desde que gobierna Mauricio Macri. El 2 de enero pasado ese indicador -que mide la sobretasa que debe pagar la Argentina respecto de los bonos del Tesoro de EE.UU. para acceder al crédito externo- era de 347 puntos y su salto refleja la desconfianza por el alto peso de la deuda, un escenario económico recesivo e inflacionario, la volatilidad de los mercados globales y la incertidumbre política de cara a 2019.

La caída en el nivel de actividad (1,4% en nueve meses de 2018) que ahora le prende velas a una buena cosecha en el campo; un reaseguro fiscal -los US$56.300 millones del acuerdo con el FMI - que se termina en el primer semestre de 2021, y la incertidumbre política en torno de quién estará en la Casa Rosada desde el 10 de diciembre de 2019 son algunos de los nubarrones que complican el horizonte ante los ojos locales e internacionales.

Pese a la idea original del presidente Macri de "volver al mundo", los mercados globales le dieron la espalda y el crédito parece agotado. Algunos detonantes de la caída de confianza fueron internos: entre ellos, el cambio de metas de inflación del "28D" [por el 28 de diciembre de 2017], leído por muchos analistas como una intromisión de la política sobre la independencia del Banco Central; el crecimiento de la bola de Lebac, que superó los $1,2 billones, y los posteriores movimientos erráticos para contener el dólar que terminaron en la salida de Federico Sturzenegger de la entidad monetaria.

Desde el punto de vista internacional, la suba de tasas de la Fed (anteayer anunció una nueva alza, de 2,25% a 2,50%), que implicó la salida de capitales de los países emergentes hacia los mercados más desarrollados, terminó de complicar al país, que ya exhibía sus vulnerabilidades a nivel macroeconómico por sus tres déficits -fiscal, comercial y de cuenta corriente-, alta inflación y atraso cambiario.

Diego Falcone, head portfolio manager de Cohen, considera que la Argentina estaba "atorada" de bonos por un exceso de emisión durante 2016 y 2017, años en los que el mundo seguía "encantado" con el Gobierno. "El mercado, cuando se entusiasma, se deja llevar por lo malo y por lo bueno. Hoy estamos en el fondo del mar en cuanto a entusiasmo", resume.

La incertidumbre del mercado se plasma en el mundo financiero. "Hay un quiebre en la curva de bonos que refleja el importante factor de riesgo político que el mercado percibe para el país", explica el economista Federico Furiase, en referencia a la brecha que existe entre los títulos que vencen en 2019, cuyo pago está cubierto bajo el paraguas del FMI, y aquellos cuyo plazo excede ese marco. El Bonar 2019, pagadero en abril del año próximo, rinde un 3,45%, valor similar a una LETE en dólares de plazo parecido. Las cifras ascienden en los títulos más largos, como el Bonar 2020 (10%), el Bonar 2024 (13,1%) y el Bonar 2037 (12,2%).

Los casi US$57.000 millones del acuerdo con el FMI llegan al país en cuotas trimestrales para ahuyentar los fantasmas de default y en un 90% serán girados durante el mandato de Macri: US$28.300 millones se ejecutaron en 2018 y otros US$22.500 están programados para el año próximo. La incertidumbre se abre hacia 2020, año en el que la Argentina deberá volver a los mercados voluntarios para conseguir al menos US$15.000 millones.

El dólar, que se apreció más de un 100% en el año, tuvo su primer salto a fines de abril, cuando pasó de $20,50 a $25 a mediados de mayo. Una segunda corrida tuvo lugar a mediados de junio, cuando en una jornada pasó de $26,69 a $28,43.

El riesgo país en niveles récord. Esteban Lafuente en Info.

04:38
Video

En julio hubo un mes de estabilidad, aunque luego las dudas sobre el cumplimiento de las pautas del acuerdo con el FMI sembraron inestabilidad en el mercado cambiario en agosto. Ese mes, la divisa superó los $30. El pico histórico se concretó el 28 de septiembre, cuando el minorista cerró a $41,89. Luego llegaron la nueva política monetaria y las bandas de flotación, y la divisa se acomodó en torno de los $39.

Las acciones, en tanto, acompañaron la sensación de desconfianza, acrecentada por el escándalo de los cuadernos de las coimas. A modo de ejemplo, desde el 31 de julio -un día antes de que se publicara la investigación- hasta el 17 de agosto, 22 empresas del Merval perdieron US$8857 millones en capitalización bursátil.

FMI segunda parte - 26/10/18
FMI segunda parte - 26/10/18 Fuente: AFP

Mientras, el riesgo país acompañó los vaivenes. A fines de 2017, con la economía creciendo al 3,9% interanual, según el Indec, el indicador se ubicaba en 351 puntos, valores mínimos en la gestión Cambiemos. Desde entonces, comenzó a escalar, llegó a 600 puntos el de 6 de noviembre y a 806 puntos ayer, que marca el récord para los últimos cuatro años. Los bonos soberanos extrabursátiles perdieron en promedio un 0,3 por ciento, encabezados por las emisiones dolarizadas.

El ajuste esperado

"En 2017, el mercado le exigía al Gobierno la gobernabilidad, que ganara las elecciones de medio término. Había incertidumbre cuando Cristina estaba tres puntos arriba en las encuestas, pero después al oficialismo le va bien y todo se da vuelta. El riesgo país estuvo en mínimos y el dólar bajó. Ahora el escenario es similar, pero el mercado no exige solo gobernabilidad, sino que se cumpla el ajuste", analiza Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva de Eco Go.

"Hoy el mercado te compra que si llega Cristina se te incendia el país". Un conocedor de la City lanza la frase que explica, según su visión y la de muchos de sus pares, por qué el riesgo país se mantiene en niveles récord desde 2014, aun con la vigencia del acuerdo del FMI, el sobrecumplimiento de las metas de déficit que exhibe el Ministerio de Hacienda y el déficit cero que proyecta el presupuesto 2019 aprobado por el Congreso.

La mirada de los analistas políticos tampoco ayuda a despejar el escepticismo con el que parecen moverse quienes tienen dólares. El problema, dice el analista Sergio Berensztein, es de estrategia electoral: "La polarización genera una situación en la que las chances de retorno del populismo autoritario se vuelven más importantes, porque así se les quita volumen a otras fuerzas moderadas que le darían mayor certidumbre al mercado", detalla. Esto puede transformarse en una profecía autocumplida, advierte el politólogo: el hecho de que Cristina Kirchner hoy sea competitiva atenta contra la recuperación económica.

La esperanza en el campo

Berensztein suma un aviso más: todavía no se sabe qué guarismos tomará la recuperación -si será en "V", en "U" o en forma de "palangana"-, pero lo que sí se estima es que el motor de la recuperación estará en las commodities. "Si los sectores que van a estar mejor el año que viene son los del campo, hay que analizar que esa ya es la base de Cambiemos y que no le agregará votos", apunta.

El componente global también podría complicar las oportunidades para reducir el riesgo país. Desaceleración del crecimiento internacional, desenvolvimiento del conflicto comercial entre China y Estados Unidos, menor liquidez internacional por suba de tasas de la Fed y mayor volatilidad en el precio del petróleo son los cuatro factores que señala el economista Luis Palma Cané a la hora de analizar cómo será la agenda de 2019.

Riesgo país récord - 20/12/18
Riesgo país récord - 20/12/18 Fuente: Archivo

Palma Cané se enfoca en la guerra sinoestadounidense: "Hoy no le pega mucho a nadie porque recién empezamos, pero a medida que se vayan verificando los aumentos de aranceles y si empiezan las represalias comerciales, hay peligro de devaluaciones masivas y de caída del comercio internacional. En el primer semestre de 2019 se define si escala el conflicto o no; esperemos que la respuesta sea negativa", resume.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.