El saldo comercial se desplomó 44% y se agrava la escasez de divisas

La baja se explica por el mal desempeño de las exportaciones, que cayeron 12%; prevén que sigan las restricciones a la importación, lo que afectará el nivel de actividad
José Hidalgo Pallares
(0)
23 de octubre de 2014  

Un dato refleja de manera contundente la urgencia que tiene la Argentina de encontrar nuevas fuentes de divisas, más allá de las que genera el comercio exterior: el mes pasado, las compras de dólares de los ahorristas en el mercado oficial prácticamente anularon la cantidad de divisas que quedaron en el país en concepto de superávit comercial.

De hecho, en septiembre, según informó ayer el Indec, la Argentina registró un saldo comercial (la diferencia entre exportaciones e importaciones) de US$ 404 millones. En el mismo mes, según la AFIP, las "operaciones efectivizadas" de compra de dólares para tenencia sumaron US$ 379 millones. Desde fines de enero (cuando el Gobierno empezó a autorizar esas operaciones) hasta ayer, los ahorristas compraron US$ 2067 millones, equivalentes al superávit comercial de los últimos tres meses o a una tercera parte del saldo acumulado de enero a septiembre.

El superávit comercial del mes pasado, además, fue 44% menor que el de un año atrás, lo que, según los analistas, anticipa que el Gobierno mantendrá las trabas a la importación, con el consecuente impacto sobre el ya alicaído nivel de actividad.

El desplome del superávit comercial en septiembre respondió al mal desempeño de las exportaciones. El mes pasado, las ventas al exterior sumaron US$ 6016 millones, 12% menos que en septiembre de 2013. Fue la novena baja interanual en los primeros nueve meses del año. En el acumulado de enero a septiembre, las exportaciones sumaron US$ 56.116 millones, 10% menos que en el mismo período del año pasado.

Un informe de abeceb.com señala que la caída de las exportaciones en septiembre "se relaciona con las menores colocaciones de productos primarios y sus derivados". La consultora destaca "la disminución del 61% de las ventas de semillas y productos oleaginosos [porotos de soja]", y añade que la caída de los precios internacionales "también impactó negativamente sobre el valor de exportación de las colocaciones de porotos de soja y petróleo crudo".

Respecto a la caída de 10% en las exportaciones acumuladas de enero a septiembre, abeceb.com señala que esto se debe a los menores envíos de cereales, vehículos, aceite de soja y petróleo crudo. "Estas categorías explican el 60% de la caída total de las ventas externas", señala el informe. Y añade: "Dentro de los motivos que dan cuenta de este comportamiento se destacan: problemas locales de oferta, como en el caso de los cereales y el petróleo crudo; una menor demanda de Brasil, y la caída de los precios internacionales".

Sin embargo, la consultora resalta la existencia de "un factor adicional": las menores liquidaciones de soja por la incertidumbre cambiaria. "La persistencia y ampliación de la brecha existente entre la cotización del dólar oficial vis a vis el precio en el mercado paralelo incentiva a los productores y acopiadores [que venden al tipo oficial menos los derechos de exportación] a no vender su producto a la espera de una devaluación."

El economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, también se refirió a la caída en las exportaciones del agro. "Las exportaciones de Ciara-CEC [aceiteros y cerealeros] estuvieron en niveles mínimos en septiembre, y creo que esto responde sobre todo al aumento de la brecha cambiaria y a las expectativas sobre el tipo de cambio", dijo. En este escenario, el Gobierno llegó a un acuerdo con Ciara-CEC para que ingresen más divisas al país (ver aparte).

Las importaciones, en tanto, sumaron en septiembre US$ 5612 millones, 8% menos que en el mismo mes de 2013. Si bien se trató de una caída menos pronunciada que en los dos meses previos, Sigaut Gravina opinó que los controles oficiales a las importaciones "siguen siendo férreos". En el mismo sentido, un informe de Consultora Ledesma señala: "A diferencia de los cinco meses previos, los valores importados cayeron a un ritmo menor que los exportados, aun a pesar del fuerte torniquete aplicado vía Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación [DJAI] y autorizaciones restringidas por parte del BCRA para adquirir las divisas necesarias para el pago".

La baja de las importaciones en septiembre se explica, sobre todo, por las menores compras de vehículos (-60%) y piezas y accesorios para bienes de capital (-19%), lo que impacta sobre la producción local. En el acumulado de los primeros nueve meses del año, las compras desde el exterior sumaron US$ 50.326 millones, 10% menos que en igual período de 2013.

El escenario, prevén los analistas, no cambiará en los próximos meses. "Mientras las exportaciones sigan cayendo, también lo harán las importaciones", dijo Sigaut Gravina. Consultora Ledesma, en tanto, confirmó su "expectativa de continuidad de la escasez de divisas durante 2014", lo que generará un "alto costo para el nivel de actividad económica" por las restricciones oficiales.

Del editor: por qué es importante. Sin financiamiento externo, el saldo comercial es la única fuente de divisas que tiene el Gobierno. Pero también esa fuente se está secando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.