Una reforma laboral posible y beneficiosa

Juan Carlos Cerutti
Juan Carlos Cerutti PARA LA NACION
(0)
11 de agosto de 2019  

Si bien durante estos últimos 3 años, no hubo ningún cambio legislativo relevante en materia de derecho del trabajo, ahora se están discutiendo distintos puntos de vista sobre posibles reformas laborales.

Parece que siempre nos centramos en "despedir sin costo" o "la doble indemnización", lo cierto es que ninguna de las dos puntas nos han servido para avanzar.

En materia de relaciones laborales, hubo un enorme cambio de concepción del trabajo en todo el mundo. Esta vez no es un invento argentino.

A nivel mundial la irrupción de las nuevas tecnologías, nos obligan a pensar las nuevas formas de trabajo y como cubrir los derechos de todas las partes.

Por ejemplo, la irrupción de las apps y del formato "colaborativo", con los miles de empleos que han generado, nos obliga a pensar en esas nuevas relaciones, si son empleo en relación de dependencia, son autónomos o quizás haya una tercera opción, como se ha planteado en todo el mundo.

Si bien se ha sostenido que hay que negociar sector por sector y empresa por empresa para ingresar nuevos diseños de convenios colectivos o convenios de empresa, durante estos años se ha logrado avanzar en cuestiones relevantes como el control de adicciones, la inclusión de mujeres en todos los puestos laborales, las oficinas de género, la polivalencia o multitarea de los empleados, el banco de horas y la jornada de trabajo.

Es relevante desmitificar que todo lo que resulte de una reforma legislativa es para avasallar los derechos de los trabajadores. No es posible englobar todas las relaciones modernas dentro de lo que es nuestra legislación laboral actual. Desmitifiquemos algunos conceptos:

  • Inclusión e igualdad de género: El caso de YPF con la inclusión como despachantes en estaciones de servicio, generó un sinnúmero de beneficios. La igualdad y la perspectiva de género nos permite crecer.
  • La polivalencia o multitarea: permite que un empleado pueda tener más de una tarea genérica, sin que sea peyorativo que si no hay un tipo de trabajo habitual, pueda cubrir otra tarea. Significa que se pueda hacer más de una cosa.
  • El banco de horas: si bien no tuvo buena prensa, debemos destacar que no significa que se pueda trabajar 24 horas por día ya que la jornada está limitada por un descanso de 12 horas entre días laborales. Solo es optimizar los tiempos y si se trabaja 4 horas un día, otro día se puedan trabajar más de 8 horas y que estas no sean pagadas extras. No es complejo, solo hay que organizarlo.
  • El fondo de desempleo: esta modalidad que se usa en la Construcción, permite generar un ahorro, que paga exclusivamente el empleador, y así que el empleado no dependa de la economía de la empresa.
  • Blanqueo laboral: es relevante que las empresas puedan tomar al personal registrándolo correctamente, pero para eso hay que bajar los impuestos y evitar las mulatas. Es una medida buena para cuando haya mejorado la economía.
  • Mejorar la justicia laboral: hoy los juicios duran entre 3 a 5 años. Hay muy buenos jueces y empleados, pero necesitan refuerzos que les permitan una mejor atención y desarrollo.

Quizás sea un puntapié inicial que todas las partes puedan sentarse a pensar y dialogar en cómo avanzar en materia de derecho del trabajo.

El autor es director del estudio PLAN - A

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.