En el Gobierno fueron de la sorpresa al alivio y las críticas a la CEO

En Transporte dicen que no cumplió con los objetivos que se había propuesto
Santiago Dapelo
(0)
22 de diciembre de 2016  

Sorpresa y, aunque nadie lo va a reconocer públicamente, alivio. Así recibió el Gobierno la renuncia de la presidenta de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini .

Si bien se trató de una salida "consensuada", según pudo saber LA NACION, la relación con su jefe, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich , estaba desgastada.

Hasta ayer por la mañana, nadie en la Casa Rosada estaba al tanto de que Costantini pensaba abandonar su cargo. Incluso, en la reunión que mantuvo el equipo de comunicación que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña, no surgió el tema.

El presidente Mauricio Macri también tomó conocimiento de la renuncia de Costantini ayer, pero no hizo comentarios al respecto. "No tiene nada para decir, renunció por motivos personales. Cumplió una etapa", dijeron fuentes cercanas al jefe del Estado.

El Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich
El Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez

Desde que asumió en la línea aérea de bandera, Costantini tuvo que lidiar con la gigantesca deuda que heredó de su antecesor kirchnerista Mariano Recalde.

Como informó LA NACION en su edición de ayer, Aerolíneas Argentinas tiene un rojo superior a los US$ 1154 millones. En el año que estuvo a cargo, trabajó para bajar el déficit diario que genera la empresa, aunque quedó lejos de los objetivos que se planteó.

"No terminó el trabajo que se propuso", confió un funcionario que seguía diariamente el trabajo de Costantini, que ayer se convirtió en la primera baja de peso de la administración macrista. Además, por lo bajo, en el Gobierno se quejaron de la forma de trabajo de la ejecutiva, que venía de comandar la filial local de General Motors y que se había transformado en una de las incorporaciones más sorpresivas y resonantes de la administración nacional.

Si bien formalmente se habló de "razones personales" para justificar la renuncia, lo cierto es que en los últimos días las diferencias con Dietrich quedaron más expuestas en las reuniones en las que trabajaron el plan para el próximo año. Pese a estas internas, cerca de Dietrich se esforzaron por mostrar que la salida de Costantini no fue por desacuerdos entre ellos.

"No hubo una pelea concreta ni un conflicto por un tema puntual, pero la cosa no daba para más", destacaron cerca del responsable de Transporte. Así, después de varios amagos, la CEO de Aerolíneas Argentinas terminó por definir su salida de la línea aérea.

Según distintas fuentes del Ministerio de Transporte, Dietrich y Costantini tenían "estilos diferentes" a la hora de gestionar, lo que generó un permanente tira y afloje que desgastó la relación. Aquí también jugó un papel importante el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, que tiene a su cargo el control y el monitoreo de la gestión en Aerolíneas.

"Guillo [por Dietrich] habló del tema con Peña, pero el que responde por todo esto es él. El Presidente confía ciegamente en Dietrich", sostuvieron cerca del ministro.

En reemplazo de Costantini quedó Mario Dell'Acqua , hasta ayer presidente de Intercargo, la empresa estatal que presta servicios en tierra a las aéreas comerciales. Dell'Acqua ocupaba el puesto desde principios de este año. "Será una transición ordenada. El traspaso es espectacular", dijeron fuentes cercanas a Dietrich.

Promocionada como una pieza clave para enmendar la crisis en la que dejó Aerolíneas la administración a cargo de La Cámpora, la gestión Costantini quedó a mitad de camino y dejó la tarea inconclusa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.