En la pugna presidencial de México, la narcoguerra brilla por su ausencia