En un giro drástico, el capital ahora sale de China