Erradicarla inflación: ¿misión imposible?