Escándalo financiero: acusan a Enron de haber destruido documentos

La empresa se declaró en bancarrota el 2 de diciembre dejando a miles de empleados e inversores en la ruina
La empresa se declaró en bancarrota el 2 de diciembre dejando a miles de empleados e inversores en la ruina
(0)
22 de enero de 2002  • 16:01

El descubrimiento de que empleados de Enron continuaron destruyendo documentos de la empresa después de que se iniciara una investigación federal sobre su quiebra, complica el escándalo financiero, que crece como la espuma.

Abogados que representan a empleados, accionistas e inversores afectados por la bancarrota, presentaron hoy ante un tribunal federal de Houston (Texas) -sede de la empresa Enron-, pruebas de que "miles" de documentos pasaron por una trituradora incluso el propio día de Navidad.

Las acusaciones indican que la destrucción de documentos no era una práctica sólo en la auditora Arthur Andersen, que llevaba los libros de Enron y que, al igual que ésta, también es objeto de investigaciones en el Congreso, la Comisión de Mercado de Valores (SEC) y los departamentos de Justicia y de Trabajo.

Según los abogados, la destrucción selectiva de documentos, en el piso 19 del edificio de Enron, comenzó a fines de noviembre y continuó hasta hace ocho días, cuando el escándalo ya tenía vida propia en los medios de comunicación.

Esa acción desesperada refleja el intento de los ejecutivos por ocultar las irregularidades de contabilidad de la empresa y que podría dar pie a cargos de obstrucción de justicia, añadieron.

"La única conclusión a la que hemos podido llegar, con base en lo que sabemos, es que todo esto fue parte de un esfuerzo coordinado y deliberado para destruir las pruebas", dijo William Lerach, uno de los abogados que representan a las víctimas.

En una declaración jurada y presentada ante los tribunales de Houston, Maureen Castañeda, una gerente que trabajaba en la División de Inversiones Extranjeras de Enron, alega que en algunas tiras de papel se pueden descifrar los nombres de algunas asociaciones, como Jedi II, Chewco y Raptor, que se encuentran ahora en la mirilla de los investigadores.

Fue mediante éstas y otras asociaciones que Enron logró ocultar centenares de millones de dólares en deudas que no figuraban en los libros de contabilidad de la empresa energética.

Castañeda, que fue despedida el 18 de enero, declaró a la cadena ABC que tomó una caja llena de documentos destruidos, algunos con el sello de "confidencial" y casi todos de color amarillo o rosado, para usarlos "como material de embalaje", y que "como éstos, había muchos más".

Por su parte, los abogados defensores de Enron insisten en que se está investigando la presunta destrucción de documentos, que habría ocurrido a pesar de que la empresa advirtió a sus empleados, en cuatro correos electrónicos entre el 25 de octubre y el 14 de enero, sobre la necesidad de proteger los documentos.

"En octubre del 2001, la compañía emitió varias directrices a los empleados de Enron en todo el mundo para que se preservaran todos los documentos relevantes ante los litigios inminentes", dijo Robert S. Bennett, abogado de Enron, en un comunicado.

Añadió que la empresa tomará medidas contra "quien haya violado esas directrices".

El colapso de Enron y el papel que jugó su auditora, Arthur Andersen, es el tema principal de varias audiencias programadas esta semana en ambas cámaras del Congreso, donde más de diez comités investigan el presunto crimen financiero.

Las audiencias buscan desenmarañar el laberinto corporativo de Enron, que permitió a la empresa inflar sus ganancias en unos 60 millones de dólares y ocultar la naturaleza de sus pérdidas mediante complejas asociaciones.

Enron se declaró en bancarrota el 2 de diciembre, después de unas seis semanas de agonía, dejando a miles de empleados e inversores en la ruina.

Para el Comité de Comercio y Energía, lo preocupante del asunto no es tanto la quiebra de la empresa sino el intento de encubrir las presuntas irregularidades.

Arthur Andersen despidió la semana pasada a David Duncan, el principal encargado de las auditorías de Enron, tras señalarlo como el responsable de la destrucción de documentos relacionados con la contabilidad de esa empresa.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.