Finanzas inclusivas: las mujeres derriban prejuicios en el mundo emprendedor

Gutiérrez y Bertora crearon una línea de productos de limpieza ecológicos
Gutiérrez y Bertora crearon una línea de productos de limpieza ecológicos
Están al frente de uno de cada cuatro nuevos proyectos; la crisis despierta la creatividad para sumar ingresos sin dejar sus trabajos formales
Mónica Fernández
(0)
28 de diciembre de 2019  

Las crisis personales y económicas, las situaciones limites y la necesidad de superación son motores potentes. Y emprender es el camino que eligen muchas mujeres para dar ese paso hacia adelante.

En la Argentina, 13 de cada 100 mujeres adultas desarrolla alguna actividad emprendedora y el 38% de las que emprende lo hace por necesidad, por falta de oportunidades en el mercado de trabajo o para incrementar/suplementar ingresos, de acuerdo a los datos que surgen del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) que localmente elabora el IAE.

En los últimos años, crisis económica de por medio, la tasa de emprendedurismo aumentó y prácticamente la mitad (42%) de todos los proyectos que nacen en el país son liderados por mujeres.

"Las mujeres son las que más emprenden en tiempos de crisis para complementar ingresos. Suelen hacerlo en paralelo a su trabajo en relación de dependencia y piensan en estrategias asociativas junto a otras mujeres emprendedoras para generar nuevas oportunidades", asegura María Cecilia Ribecco, Embajadora de WED, Women's Entrepreneurship Day en Sudamérica, una ONG que educa sobre la importancia de empoderar a las mujeres en los negocios a nivel mundial.

"Afloran ideas que en épocas de bonanza muchas mujeres no tendrían. Puede ser desde sacarle provecho a algún oficio que aprendieron de padres o abuelos o hasta pasatiempos que toman protagonismo como modo de motorizar un emprendimiento de baja inversión y rápido retorno para los tiempos que corren", dice la experta que en 2019 trabajó intensamente para lograr que el Día de la Mujer Emprendedora, que ya existe en 144 países, se convierta en ley en la Argentina (tiene media sanción de Diputados) y le de un empujón extra al segmento.

Eugenia Bertello y Vanesa Blengino son reposteras y rosarinas. Arrancaron en 2017 con "El Batidor Tiene la Culpa" en forma paralela a sus trabajos en relación de dependencia y poco después la demanda las llevó a ser 100% emprendedoras. "Arrancamos trabajando sin mucha inversión, en nuestras casas, cada una con su batidora y su horno y juntándonos a la noche para hacer los repartos. El objetivo primero fue complementar lo que ganábamos en nuestros trabajos", recuerda Bertello de los comienzos en 2017.

"Fue la manera de testear en un principio la potencialidad de nuestro mercado y fuimos invirtiendo todo lo que ganábamos para profesionalizarnos". Dos años después El Batidor llega con sus productos a toda la zona céntrica de Rosario y Eugenia y Vanesa viven de su emprendimiento.

Modelo masculino

Otro caso que empezó de la mano de una mujer (con dos socios) y escaló alto es Antares. "Empezamos haciendo cerveza artesanal en casa como hobby para amigos y familiares. Pero cada vez nos pedían más y la realidad era que la familia necesitaba aumentar los ingresos y así fue que transformamos el hobby en negocio", cuenta Mariana Rodríguez, socia fundadora de la cervecería.

La fabrica arrancó en Mar del Plata hace 21 años y Mariana se hizo un lugar en un mundo de hombres. "Nuestro emprendimiento está consolidado pero nunca perdemos el espíritu emprendedor, las ganas de buscar y hacer cosas nuevas. Sigo muy activa en el negocio y soy una convencida que en momentos de crisis hay que tener más ideas, ajustar un poco el bolsillo e ir para adelante", dice la ejecutiva que en estos días presentó junto a sus socios Atlántica, la primer cerveza elaborada a partir de agua de mar, que apuesta a la innovación y a la conciencia ecológica y sustentable.

También con una apuesta a lo sustentable nació el emprendimiento de María Noel Gutiérrez y Verónica Bertora: The Vin Store, una fabrica de productos de limpieza biodegradables. Ganaron el primer premio del concurso "Vos lo Haces" del Gobierno de la Ciudad y ese fue el puntapié inicial. "Hasta que Vin no maduró mantuvimos nuestros trabajos en relación de dependencia y en ese sentido fue importante blanquear la situación. En mi empresa entendieron la situación y hasta empecé a dar charlas sobre emprendedorismo a mis colegas en la compañía", cuenta Gutiérrez.

"Lo que hacemos son productos sin químicos tóxicos, es una empresa de triple impacto, sustentable. Es un proyecto ambicioso porque es una categoría nueva en el mercado pero estamos muy orgullosas de ya haber logrado registrar dos productos en Anmat y trabajar con el INTI en nuevos desarrollos. Desde que logramos la aprobación de Anmat duplicamos mes a mes las ventas", resume la emprendedora y destaca que es clave "capacitarse, estudiar y establecer alianzas con otros emprendedores, con proveedores y distribuidores".

Desafío local

Claro que emprender en la Argentina no es fácil para nadie, pero un poco menos para las mujeres. "Según el índice FEI (Female Entrepreneurship Index), la Argentina está en el puesto 55 de 77 países analizados en cuanto al emprendedurismo femenino, con una nota de 35,7 sobre 100", detalla Ribecco que además de ser embajadora WED es miembro de ASEA, una asociación que da soporte a las emprendedoras.

"La mayor fortaleza para las emprendedoras locales es la igualdad de derechos legales entre hombres y mujeres. Y el área más débil es el acceso a financiación de primer nivel y a educación financiera o programas de finanzas", postula Ribecco.

La actividad emprendedora en etapa temprana (startups) de acuerdo a los datos del GEM cuyo capitulo local está a cargo del IAE Business School, para las mujeres es del 13% frente al 19% de los hombres. La edad promedio de las emprendedoras es de 30 a 50 años y la mayoría de ellas lo hacen en el sector servicios. "Hay muchas profesionales que emprenden, contadoras, abogadas o diseñadoras gráficas que tienen su propia empresa de servicios. También hay un porcentaje importante dentro de lo que son servicios gastronómicos. Donde menos participación tienen por ahora es en tecnología", resume Ribecco.

Techo de cristal

13%

Espíritu emprendedor

  • Es el porcentaje de las mujeres argentinas que desarrollan alguna actividad emprendedora, según un estudio del IAE.

42%

En ascenso

  • Es la participación que tienen las mujeres detrás de los nuevos proyectos, lo que habla de una mayor incidencia femenina.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.