¿Hay alguna oportunidad para la pobreza cero?

Agustín Salvia
(0)
30 de diciembre de 2018  

-¿Cómo nos encontrará 2019 en materia social?

-La sociedad argentina registrará para estos días de fines de 2018 más nuevos pobres que con las crisis de 2014 o 2016. Sin duda, es algo no deseado ni esperado, pero inevitable bajo una política económica en cabeza de un gobierno que cometió errores, con poca capacidad para gestionar con éxito una transición virtuosa en materia de crecimiento, redistribución y acuerdos nacionales. En el mejor de los escenarios, 2019 nos encontrará con más desigualdades, más empleos precarios y trabajos de indigencia, con pobres más pobres. Además, no habrá un horizonte claro y sí mayor desconfianza ciudadana y muchas más dudas y temores que esperanzas.

-¿Tendremos como país la oportunidad de mejorar esa situación?

-Es muy posible que si la sociedad argentina resiste, aunque más no sea a regañadientes, quizá tengamos una nueva oportunidad. El día después puede estar acompañado de un nuevo ciclo de crecimiento, incluso algo más dinámico que otros recientes. Esto, por la propia crisis, pero también por el empuje de los sectores exportadores y la irrupción de nuevos polos económicos. Si eso ocurre, lejos de tener a la vuelta de la esquina la prometida "pobreza cero", solo dispondremos de una nueva oportunidad. En tal caso, para que la salida del ocaso no sea un nuevo espejismo ni dure menos que un ciclo político, se requerirá algo más que un cambio cultural.

-¿Qué condiciones deben darse para poder salir de estos indicadores de manera sostenible?

-Es necesario montar políticas de Estado orientadas a promover una economía exportadora, a la vez que fomentar la creación de más y mejores empleos. Además de un tipo de cambio competitivo, déficit fiscal manejable e inflación a la baja, este tipo de estrategia requiere de una coordinada promoción de las economías locales, la difusión del cambio tecnológico, el impulso a las pymes, la efectiva inclusión de la economía popular a encadenamientos formales, más y mejor educación para el trabajo. Pero la viabilidad de esta estrategia tiene una condición fundamental: exige un amplio e innovador acuerdo político, económico y social fundado en el saber de los expertos y del campo científico-tecnológico. Un diseño así debería comenzar a construirse hoy. Pero, sea por impericia o por falta de actitud, esto no parece ser una prioridad oficial. Aunque el problema de fondo es otro: ¿disponemos como sociedad de las clases dirigentes capaces de conducir la construcción de una estrategia de este tipo? Y, no menos importante: los sectores concentradores de ganancias extraordinarias, ¿están dispuestos en invertir en esta "gran transformación"? Hasta ahora, a los primeros parece faltarles capacidad y vocación; a los segundos no los mueven ni el amor ni el espanto. Al menos, por ahora.

Sociólogo (Conicet-UBA/Observatorio Deuda Social Argentina-UCA)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.