Hollywood recibe nuevo aire de los capitales chinos

Ben Fritz
(0)
30 de julio de 2015  

El drama sobre boxeo Revancha (Southpaw en inglés), que se estrenó el 24 de julio en Estados Unidos (llegará a América Latina entre agosto y septiembre), tiene un socio inusual: el conglomerado chino Dalian Wanda Corp.

Wanda financió los casi US$30 millones de la película protagonizada por Jake Gyllenhaal y producida y distribuida en EE.UU. por The Weinstein Co., que cubrió los cerca de US$35 millones de costos de marketing. Las dos compañías dividirán cualquier ganancia. La cinta es distribuida en América Latina por la argentina Sun Distribution Group.

"Estuvieron en el plató y participaron en la producción, posproducción, marketing, todo", dice David Glasser, presidente de Weinstein. "Querían aprender cómo hacemos lo que hacemos".

A cambio, Weinstein espera que Wanda ayude a obtener un acuerdo de distribución favorable en China, donde el gobierno aprueba sólo 34 películas extranjeras al año.

Revancha representa una de las formas en las que las empresas chinas han tratado recientemente de aprender del negocio cinematográfico de Hollywood.

En el último año, cuatro ex jefes de grandes estudios y divisiones de estudios han creado o aceptado cargos en empresas nuevas financiadas por inversionistas chinos. En conjunto, las cuatro firmas han recibido promesas de más de US$660 millones de China.

Estas productoras nacen en medio de una ola de inversiones chinas en el mundo del entretenimiento, la tecnología y otras industrias estadounidenses. Las compañías del gigante asiático no sólo buscan ganar dinero, dicen fuentes al tanto, sino también obtener experiencia y conocimiento en áreas donde en la actualidad no son líderes globales.

"China es el mercado cinematográfico de más rápido crecimiento en el mundo y la fuente de una cantidad tremenda de capital", señala Sheri Jeffrey, socia en la firma de abogados Hogan Lovells que se especializa en finanzas del entretenimiento. "Por eso es que estas sociedades son tan perfectas".

La ola de nuevos estudios no tiene precedente en la historia reciente de Hollywood y es una señal de cuán accesible se ha vuelto la financiación para una apuesta muy arriesgada. Al no tener un archivo de películas que generen efectivo, ni propiedades intelectuales, como personajes de historietas, las nuevas productoras apuestan a generar varios éxitos de la nada.

"Muchas fuentes tradicionales de dólares de inversión buscan un retorno más rápido sobre su dinero", dice Dick Cook, quien en 2009 fue despedido como presidente de la junta del estudio de cine de Walt Disney Co. tras 38 años en la empresa. Cook ha pasado los últimos cinco años creando un plan para su propia empresa de entretenimiento y buscando inversionistas. Le llevó cinco meses de conversaciones conseguir una inversión de US$150 millones del conglomerado chino Citic Guoan Group Co. Ltd. Cook ha obtenido financiación adicional de otras fuentes no reveladas, y busca más.

China obtiene sus propios beneficios con este tipo de acuerdos: la asesoría de algunas de las personas de mayor experiencia en Hollywood en momentos en que el gobierno está presionando a la industria del entretenimiento como una fuente de "poder blando".

Aunque se ha convertido en el segundo mayor mercado de cine, el gigante asiático aún no ha producido una película exitosa a nivel mundial como las que suele sacar Hollywood. Las alianzas con ex jefes de estudios parecen ser la forma de cambiar eso.

"Necesitamos ayuda de ejecutivos con experiencia en EE.UU.", afirma Jennifer Dong, presidenta ejecutiva de la china Meridian Entertainment. Su firma tiene un acuerdo para financiar cintas hechas por James Schamus, ex jefe de Focus Features, parte de Universal Pictures, de Comcast Corp.

Jeff Robinov, quien hasta 2013 dirigió el grupo de cine de Warner Bros., de Time Warner Inc., recaudó el año pasado US$200 millones de Fosun Group, una firma china de inversiones diversificadas. Su empresa, Studio 8, está produciendo cintas globales de alto presupuesto que serán impulsadas por los cineastas, más que por las adaptaciones de cómics, juguetes o novelas para adultos jóvenes. Sus películas serán distribuidas por Sony Pictures Entertainment.

Weinstein espera asociarse con Wanda en más películas si Revancha es un éxito. Durante su primer fin de semana de estreno en EE.UU., la cinta recaudó más de US$16 millones. Glasser dice que hay más que dinero en juego con el filme. "Vemos esto como una relación de largo plazo para mostrarles que invertir en películas estadounidenses es un buen negocio", asevera.

—Lilian Lin y Laurie Burkitt contribuyeron a este artículo.

Por: Ben Fritz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?