Opinión. Inversión y crecimiento, dos variables en riesgo