Una opción que conjuga la rentabilidad con un estilo de vida único y ese toque de magia del pasado
Una opción que conjuga la rentabilidad con un estilo de vida único y ese toque de magia del pasado
(0)
31 de octubre de 2018  • 00:01

Los proyectos inmobiliarios desarrollados a partir de la intervención de inmuebles protegidos crecen año a año en la ciudad de Buenos Aires. Un ejemplo es Palacio Cabrera, el proyecto de la desarrolladora BrodyFriedman, en José Antonio Cabrera 5653, en pleno Palermo Hollywood, que combina la puesta en valor de un edificio de estilo neocolonial de la década del ’30, con un nuevo volumen de arquitectura moderna para ofrecer residencias y estudios profesionales.

El inmueble –donde antiguamente funcionó el ex asilo de ancianos Devoto– fue adquirido por la firma en 2016, y puesto en valor ese mismo año, cuando fue seleccionado como sede de la 33º edición de Casa FOA. Actualmente la obra se encuentra en etapa avanzada de ejecución, con la entrega de las primeras unidades prevista para agosto del año próximo.

El innovador concepto está compuesto por el edificio preexistente de dos plantas, que se mantendrá íntegramente original, y un nuevo volumen de tres pisos con unidades de uno o dos dormitorios y lofts que se pueden configurar a pedido. Las amenities incluyen jardín y terraza de uso común, pileta y gimnasio.

Invertir en propiedades históricas

01:22
Video

El valor de los clásicos

"El gran desafío de encarar un proyecto en un edificio protegido es que hay que hacer un trabajo delicado, que requiere un gran equipo de expertos capaz de respetar su historia, su pasado, su estética. Además de las restricciones de código y otras cuestiones, hay en juego un valor agregado importantísimo, para el usuario y para nosotros como desarrolladores", dice la arquitecta Ana Astudillo, gerente de Diseño de BrodyFriedman. "Palacio Cabrera tiene esa magia, que da mucho trabajo por supuesto, pero logramos un producto final con un diferencial absoluto", asegura.

Y no se trata sólo de vivir en un lugar de riqueza arquitectónica, sumando todas las ventajas del confort moderno, sino también de una inversión de alta capitalización que se encuentra en alza en el país. Según un relevamiento realizado por BrodyFriedman, los proyectos desarrollados a partir de la intervención de inmuebles protegidos valen, en promedio, un 24% más que las propiedades construidas desde cero. Y a su vez, según reveló el informe, estos inmuebles se revalorizan un 4,9% más durante su construcción.

Palacio Cabrera ofrece unidades de entre 50 y 200 metros cuadrados, con la posibilidad de financiarlas mediante un anticipo del 30% y el saldo en cuotas. La primera etapa está vendida en un 80%, mientras que la entrega de la segunda, recientemente lanzada en preventa, está prevista para octubre de 2020.

Para más información entra a www.palaciocabrera.com

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.